Terremoto en las redes chinas tras la muerte por coronavirus del médico que lanzó la primera alerta sobre la enfermedad

redacción LA VOZ

SOCIEDAD

Una foto de Lin Wenliang, el medico chino que fue represaliado por alertar del coronavirus y acabó muriendo por la enfermedad
Una foto de Lin Wenliang, el medico chino que fue represaliado por alertar del coronavirus y acabó muriendo por la enfermedad YFC | EFE

Tras varias horas de confusión, en las que se llegó a desmentir el fallecimiento del facultativo, se anunció un deceso que ha causado un terremoto en las redes sociales chinas. Japón confirma 41 nuevos positivos en un crucero en cuarentena con 3.700 personas a bordo

07 feb 2020 . Actualizado a las 11:38 h.

El Hospital Central de Wuhan primero desmintió la muerte del médico Li Wenliang, el primero en alertar sobre la gravedad del coronovarius y que había sido reprendido por las autoridades chinas por crear alarma, pero a última hora de este jueves, tras varias horas de confusión, finalmente confirmó el deceso. La noticia sobre su supuesto fallecimiento había sido anunciada en un primer momento por los medios de comunicación locales. De hecho, había sido confirmada por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS). El director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, incluso transmitió sus condolencias. «Estamos profundamente tristes. Tenemos que celebrar el trabajo que hizo en la lucha contra el coronavirus»,dijo

Sin embargo, y en medio de la confusión, el Hospital Central de Wuhan emitió un comunicado en el que desmentía la noticia. «En la lucha contra la epidemia de la neumonía del nuevo coronavirus, el oftalmólogo de nuestro hospital Li Wenliang desafortunadamente resultó infectado. Ahora mismo se encuentra en estado crítico y estamos haciendo todo lo posible para reanimarle», señaló el Hospital Central de Wuhan en su cuenta oficial en Weibo, la red social más popular de China.

Li Wenliang fue de los primeros, o quizás el primero, en advertir de la gravedad de la situación y lanzar la voz de alarma. Unos días antes de que se confirmara la amenaza real del coronavirus, que ya ha matado a 563 personas, Li Wenliang, de 34 años, observó que siete personas, procedentes de un mercado local de mariscos, habían sido diagnosticadas y puestas en cuarentena con una enfermedad parecida al SARS.

Temiendo que una enfermedad como esta volviera a expandirse, Wenliang envió una recomendación a un grupo de exalumnos de la escuela de medicina a través de WeChat: les pidió que se protegieran bien con mucha ropa y utilizaran mascarillas. El aviso se hizo viral y en poco tiempo centenares de capturas de pantalla de su conversación circulaban por Internet.«Cuando vi lo rápido que se había extendido, me di cuenta de que estaba fuera de mi control y que, probablemente, sería castigado», explicó el médico a CNN. 

Cuando alertó de la gravedad del coronavirus, sin embargo, aún no era consciente de su acelerada expansión. Ni él ni las autoridades chinas, que lo desacreditaron y lo obligaron a rectificar. De esta forma se perdió un tiempo precioso que hubiera sido vital en la detención de la epidemia. 

U. S.

Cuatro días después de que emitiese la primera alerta, el médico recibió una visita de funcionarios de la Oficina de Seguridad Pública, quienes le dijeron que firmase una carta. En ella, lo acusaban de «hacer comentarios falsos» que habían «perturbado severamente el orden social».

Las autoridades tuvieron que pedirle disculpas unos días después, revelando que lo que le ocurrió a este doctor pone de manifiesto la respuesta fallida en las primeras semanas de la epidemia. En las primeras semanas de enero, las autoridades en Wuhan insistían en que solo aquellos que entraban en contacto con animales infectados podían contraer el virus. Pero no fue así.

A los médicos ni si quiera se les advirtió que usaran mascarillas o ropa protectora. Li, que tenía treinta y cuatro años, deja un hijo y una esposa embarazada.