Jacobo Díaz: «La Costa da Morte se sentirá muy identificada con el diseño Encaixe»

redacción LA VOZ

SOCIEDAD

La propuesta Encaixe de Bolillos, que se distribuirá el próximo domingo en los quioscos, es una reinterpretación del lenguaje formal de Sargadelos

06 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

 La Voz de Galicia ofrecerá el próximo domingo la segunda entrega de la colección exclusiva de paraguas en la que los alumnos de la Escola Universitaria de Deseño Industrial de Ferrol (EUDI) reinterpretan en sus diseños el lenguaje formal de Sargadelos. De las 200 propuestas presentadas se seleccionaron seis, que son las que se pueden adquirir todos los domingos en los quioscos por 29,95 euros. El alumno Jacobo Díaz Lemus, de 21 años, es el autor del diseño Encaixe de Bolillos, en el que recoge también la esencia de Galicia.

-¿Cómo se gestó su diseño?

-En el diseño de Encaixe lo que hago es mi interpretación sobre el lenguaje Sargadelos a partir de una relación de conceptos. Para mi, Sargadelos significa Galicia. Y de esa frase surgió lo que Galicia significa para mi: Camelle. Durante toda mi vida estuve yendo de vacaciones en verano a mi pueblo, a Camelle, al lado de Camariñas, en la Costa da Morte. Allí mis tías abuelas se dedicaron siempre a hacer encaje de bolillos, y una de las grandes atracciones de Camariñas es la Mostra do Encaixe. Pues yo me centré en esto. Para mi Sargadelos es Galicia; para mi Galicia es Camelle y en Camelle una de las cosas más representativas es el encaje.

-¿Entiendo entonces que Galicia también se sentirá identificada con el diseño?

-Supongo que al menos toda la Costa da Morte se sentirá muy identificada con el diseño. Lo que hice, sobre todo para identificarme con Sargadelos, fue elegir los colores, el blanco y el azul, y, a partir de ahí, me centré en el estudio del encaje. Los bordados suelen ser una repetición de patrones, por lo que lo que hice fue diseñar solo un gajo, un octavo del paraguas, que fui repitiendo, cuidando sobre todo que donde terminase uno empezase el otro. Si lo miras detenidamente, aunque no lo parezca, no es un diseño completo, sino una repetición de ocho gajos.