Una fiesta exclusiva para solteros en Foz, moderna y diferente

La cita del hotel Leyton reúne a más de 130 asistentes con una media de 40 años y huye de estereotipos pasados de moda


foz / la voz

Olvídense de los estereotipos anticuados y casposos ligados a las fiestas de solteros: en el hotel Leyton de Foz se reúnen una vez año hombres y mujeres que se desplazan desde diferentes puntos de Galicia y Asturias para un cara a cara que les permite conocer gente, disfrutar de una noche amena y, ¡quién sabe!, quizás encontrar el amor de su vida. El primer dato relevante es la media de edad de los asistentes, que ronda los 40 años. «Hay mucha juventud. La más joven del año pasado tenía 27 años y el mayor 74», apunta Lara López-Leyton, gerente del Hotel Leyton de Foz, artífice de la Xuntanza de Solteir@s da Mariña, que el próximo 15 de febrero llegará a su quinta edición.

Lara López reconoce que se rompe la cabeza mimando hasta el último detalle del evento, para que nada falle. Y marca una linea roja: la discreción es una premisa básica y no se permiten fotos. «Ahora con las redes sociales es casi obligado», razona.

La idea de este evento surgió al comprobar que coincidiendo con la festividad de san Valentín se sucedían las propuestas para los enamorados: «Venían muchas parejas, gente guapa, de solteros y casados, pero no había nada para los desenamorados. Planteamos esta reunión y el primer año se apuntaron 40 personas, 60 el segundo, 70 el tercero y 130 el año pasado. En esta edición esperamos superar esa cifra. Ya hay muchas mujeres apuntadas, que suelen ser más previsoras. Los hombres acostumbran a hacerlo más tarde, los últimos días».

El cubierto cuesta 25 euros, e incluye baile con orquesta. A cada persona se asigna una silla en una mesa redonda. La distribución se hace por grupos de edades y compatibilidades, conforme a unos datos facilitados previamente al inscribirse. Al sentarse, cada comensal encontrará frente a si un tarjetón con una serie de preguntas, intrascendentes, ligeras, también alguna absurda, cuyo único objetivo es propiciar que se entable conversación y se rompa el hielo.

Tras la comida llega el baile. Y metidos en faena, en el salón se habilitan mesas de pareja a modo de encuentros first dates, donde entablar breves conversaciones, de cinco minutos, aquéllos que así lo propongan. Para aderezar la noche, no faltarán otras sorpresas para propiciar la química y que surja la amistad... o algo más: «Es un evento serio y elegante, con discreción, un cara a cara para charlar y conocer gente diferente, disfrutando de una cena baile amena», apunta Lara López Leyton. El envés de la moneda frente al empuje de las páginas de contactos por Internet: «Aquí ves lo que hay. No hay trampa».

¿Se busca sexo? Lara López Leyton no esquiva la pregunta: «Habrá de todo, pero mi impresión es que se trata más de conocer gente. Cuando se plantea un evento así, es lógico que provoque un cierto recelo, porque no sabes lo que vas a encontrar, pero lo cierto es que una vez dado el paso muchos repiten año tras año. Las mujeres suelen venir más en grupos de amigas y los hombres en solitario, aunque muchas veces llaman a un amigo», explica la gerente del Leyton.

Es difícil ajustar un perfil del asistente: «Hay de todo. Autónomos, gente muy preparada, jóvenes, chicas muy guapas... el nivel es muy alto», añade. ¿Y surge el amor? «Sí, salen parejas. Cada vez más», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Una fiesta exclusiva para solteros en Foz, moderna y diferente