Marisol en Galicia: la niña de las seis películas y los seis millones de pesetas

Gladys Vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Hace 60 años, pocos meses después de su debut en el cine con «Un rayo de luz», Marisol acudía al estreno del filme en A Coruña. Una visita sobre la que reflexionaba en La Voz: «Yo no había visto tantas cosas ricas juntas a la vez. Estoy deseando  volver, y espero que siga habiendo marisco»

24 ene 2020 . Actualizado a las 14:40 h.

Todas las miradas están puestas estos días en Pepa Flores. O más bien en aquella niña con la que la actriz tuvo que convivir y pelear por desprenderse. Y es que, si por algo ha sumado atención la gala de los Goya de este sábado es por el hecho de si Pepa Flores va a acudir o no a recoger el galardón de honor. Un reconocimiento a su carrera y en gran parte a la Marisol que ella misma se encargó de matar.

Pepa Flores nació en Málaga en el 4 de febrero de 1948. Con solo 11 años, en 1959, era descubierta por el productor Manuel José Goyanes. Ese fue el inicio de una fulgurante carrera con la que ella terminó en 1985 y que la llevó a desaparecer por completo de la vida social y artística del país.

El debut

Pepa Flores debutó en el cine con solo 12 años. La película «Un rayo de luz» suponía la puesta de largo de la niña Marisol. Su primera experiencia en la pequeña pantalla le colgaba ya el título de niña prodigio. El estreno del filme se vivió con pasión. En las páginas de La Voz de Galicia del 17 de noviembre de 1960 se anunciaba que al día siguiente Marisol, «radiante de encanto y simpatía», acudiría al estreno de la película en el Teatro Colón de A Coruña. «Porque Marisol, es única, increíble y ¡diferente!», decía el anuncio en La Voz que resaltaba que la pequeña malagueña «sonríe, habla, calla, llora, emociona, divierte, canta y baila». [Consulta aquí la página completa]

Era ya un fenómeno en ciernes. El día de su llegada a A Coruña fue recogido en forma de fotonoticia en la primera página de La Voz. «La artista de cine más joven de España llegó ayer (...) Se trata de Marisol, que vino a nuestra capital para asistir al estreno de su película», explicaba el pie de foto de una imagen con «su mamá», María González de Flores. [Consulta aquí la página completa]

Fotonoticia de Marisol y su madre en el estreno de «Rayo de luz» en A Coruña publicada el 19 de noviembre de 1960
Fotonoticia de Marisol y su madre en el estreno de «Rayo de luz» en A Coruña publicada el 19 de noviembre de 1960

Lo más curioso es que, cuatro años después, en 1964, y con solo 16 años, Pepa Flores recordaría en una carta manuscrita lo que supuso aquella visita a Galicia. «Me gustó mucho. Fue una de las primeras ciudades que visité, presentando «Un rayo de luz», y cuando vi todas las casa de la bahía me creí que eran de cristal», apuntaba en referencia de la fachada marítima más famosa de la ciudad herculina. [Consulta aquí la página completa]

Carta de Marisol publicada el 6 de agosto del 1964
Carta de Marisol publicada el 6 de agosto del 1964

De aquel momento, Marisol recuerda «el cariño» con la que «recibieron los niños»: «Solo me conocían en Madrid, por eso me encantaron las pruebas de afecto de todos», decía la joven, que tampoco pasó por alto la mariscada de la que disfrutó en Galicia. «Yo no había visto tantas cosas ricas juntas a la vez. Estoy esperando volver, y espero que siga habiendo marisco», relataba.

«Estoy esperando volver, y espero que siga habiendo marisco»

Marisol se refería a sus inicios, pero en solo cuatro años ya le había pasado de todo. Y todo de forma pública. Un año después de su debut en la gran pantalla llegaba su segunda película, «Ha llegado un ángel». Todas las miradas estaban sobre ella. En realidad, todos y todas querían ser aquella niña de pelo dorado que cantaba y se movía como una adulta. «Marisol canta con salero en muy diferentes estilos -canción moderna, jotas o flamenco- y baila con gracia y agilidad. Su naturalidad como actriz es algo que sorprende y, cada actuación, es un lucimiento», decía la crítica de la película en La Voz de Galicia el 31 de diciembre de 1961. [Consulta aquí la página completa]

Marisol durante su visita a A Coruña en 1960 acompañada por su madre y con una muñeca con el traje tradicional gallego
Marisol durante su visita a A Coruña en 1960 acompañada por su madre y con una muñeca con el traje tradicional gallego BLANCO

La cuestión de la edad

En 1962, con solo 14 años, ya se hacían pronósticos de qué sería de Marisol 30 años después. Caparrós analizaba en La Voz de Galicia esta circunstancia después de que Marlene Dietrich hubiése hecho público que tenía 58 años. Se ponía en cuestión la edad de las actrices y salía a relucir la comparación con la que entonces era solo una niña. «Imagínense los años que atriburirán a la pobre Marisol si allá por 1992 sigue actuando en escenarios y películas. Será una mujer de 45 años a la que nuestros hijos y nietos -o mejor aún nuestras hijas y nietas- atribuirán los sesenta y tantos y estarán en los cuarenta y cinco», escribía. Lo que posiblemente no sabía el autor es que en 1992 Marisol llevaría ya siete años apartada del cine. [Consulta aquí la página completa]