Tres rías a golpe de obús

Galicia siempre ha sido terreno codiciado por los invasores extranjeros, y para su defensa se construyeron baterías militares como las que todavía se conservan en este enclave del concello coruñés de Ares


A tan solo 266 metros sobre el nivel del mar, Montefaro (Ares) ofrece unas vistas privilegiadas de las rías ártabras de A Coruña, Ares y Betanzos y Ferrol. Desde Malpica a la ciudad departamental, a vista de pájaro. Una panorámica privilegiada que convirtió este punto en enclave estratégico militar para la defensa de Galicia de los potenciales invasores extranjeros. De ahí que se construyeran hasta cuatro baterías, separadas por apenas cien metros: Salgueira, Fonte Seca, Bailadora y Faro.

En las proximidades del convento de Santa Catalina, de finales del siglo XIV, en el lugar de O Coto do Cabalo, se construyeron desde 1897 cuatro baterías militares que vigilaban la entrada de la ría de Ferrol en un momento crítico, de inestabilidad política mundial. En concreto, está documentado que en la Bailadora se alojaron cuatro obuses Ordóñez, y en Salgueira, Fonte Seca y Faro un total de seis en cada una de ellas, con los que debían atacar las cubiertas de los posibles barcos enemigos. Afortunadamente nunca se llegó a entrar en combate.

Todavía pueden visitarse los túneles que comunican las diferentes dependencias, los búnkeres y parte de los raíles de hierro que debían mover los obuses, gracias a que todo este conjunto fue rehabilitado en el año 2011.

 Vistas y paseo obligado

Al margen de toda la historia que tiene este lugar, lo cierto es que Montefaro también es un punto ideal para los amantes del senderismo. Desde su cumbre, además de percibir las tres citadas rías ártabras, se puede disfrutar de unas inmejorables vistas de castillos, como los de la Palma y San Felipe, así como de la maravillosa playa de Chanteiro y su ensenada de aguas turquesas.

Desde el mirador de la Bailadora hay senderos que bajan tanto al castillo de la Palma (cárcel militar en donde fue apresado, entre otros dirigentes, Antonio Tejero, tras su intento de golpe de Estado de 1981) como hacia punta Segaño, para luego continuar hacia Chanteiro. Unos caminos por la costa que, para los más osados, pueden continuarse hacia punta Coitelada y la ensenada de Areoso.

Senderismo

Hay caminos que bajan hasta el castillo de la Palma y hacia punta Segaño, para luego continuar hacia Chanteiro.

Cómo llegar

Desde Mugardos, por la carretera que va al castillo de la Palma; y desde Ares, por el convento de Santa Catalina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Tres rías a golpe de obús