La Eurocámara presiona para que haya un cargador universal para todos los dispositivos

El pleno ha defendido unánimemente la necesidad de hacerlo por los consumidores y el medio ambiente


Bruselas

Este año aproveché el Black Friday para darme un capricho y cambiar de móvil. Configuré el nuevo terminal, pasé mis contactos del celular viejo al nuevo y, cuál fue mi sorpresa cuando, al encontrarme en el avión con dos horas por delante para ponerme al día con mi podcast preferido, me di cuenta de que mis auriculares no funcionaban. Comprobé que eran los de siempre pero, por más que mirara mi flamante móvil, no conseguía que entraran en la clavija. Así que al llegar al aeropuerto adquirí unos óptimos para mi teléfono y tiré los viejos.

Esta pequeña anécdota es una estampa diaria. Cambiar de móvil es abrir la cajita con el terminal, un cargador, un cable y, en la mayoría de los casos, unos auriculares. Herramientas que sustituyen a las que usábamos con el celular anterior y que acabamos guardando en un cajón olvidado o tiramos. Se trata de un verdadero problema a nivel medioambiental, ya que cada año se generan 50.000 toneladas de basura electrónica. Con la vista puesta en la transición ecológica y en una mayor comodidad para el consumidor, el Parlamento Europeo ha debatido este lunes en el pleno de Estrasburgo sobre la necesidad de que los fabricantes tecnológicos se comprometan a que sus dispositivos tengan un puerto de carga estandarizado.

Hace una década que la Eurocámara puso este problema encima de la mesa. Tras estos años de confianza, es más que evidente que motivar a la industria no es suficiente para desarrollar el cargador universal y los avances voluntarios de las compañías electrónicas no han alcanzado su objetivo de desarrollar una solución estandarizada. Por ello el pleno de la Eurocámara ha instado unánimemente al Ejecutivo comunitario a elaborar medidas legislativas para solventar un problema para el consumidor y el medio ambiente.

Una medida para evitar tener que almacenar cargadores, adaptadores y cables diferentes para cada móvil, tableta, libro electrónico, cámara de fotos u otro aparato electrónico. Una realidad que hace que eso de volar ligero de equipaje sea imposible y supone un sobrecoste innecesario con la compra de cada aparato. El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Relaciones Interinstitucionales y Prospectiva, Maros Sefcovic, ha tomado nota de la petición del Hemiciclo y ha insistido en la importancia de que el cargador universal sea una realidad lo antes posible, así como estudiar la vida de las baterías, en respuesta a la petición del eurodiputado portugués de Izquierda Unitaria, Joao Ferreira, que ha hecho hincapié en la obsolescencia programada.

Petra de Sutter, política belga de Los Verdes, ha alzado su brazo para mostrar un manojo de cables y cargadores durante el debate para hacer más visible el asunto. Ha defendido que hay algunas compañías que sí están trabajando hacia la estandarización, pero ha insistido en la necesidad de seguir avanzando. La eurodiputada popular Pilar del Castillo ha hablado de los beneficios que supondría a nivel medioambiental y para el consumidor y en la mejora competitiva para las empresas. La socialista Adriana Maldonado ha señalado la «falta de coherencia de este problema en una soberanía digital» y la liberal holandesa Liesje Schreinemacher ha dicho que es una oportunidad de oro para que la ciudadanía entienda lo que hace Europa por ellos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Eurocámara presiona para que haya un cargador universal para todos los dispositivos