«Como medida energética, calefactar una terraza es una barbaridad total»

Los expertos rechazan los sistemas de climatización habituales en la hostelería

Estufa de gas en una terraza de Santiago
Estufa de gas en una terraza de Santiago

redacción / la voz

Lo que para la mayoría de los ciudadanos se ha convertido en normal -los calefactores en terrazas de hostelería abiertas- genera un rechazo radical en los especialistas en eficiencia energética y medio ambiente. La profesora del departamento de Física de la USC Ángeles López lo resume en una imagen: «Es algo parecido a llegar a casa, encender la calefacción y abrir las ventanas». Igual de disparatado lo ve Jose Luis Calvo, director del Máster en Eficiencia Energética de la UDC: «Desde el punto de vista de la eficiencia energética resulta una animalada».

Los ecos de las medidas tomadas en algunas ciudades francesas al respecto (Rennes ha prohibido climatizar terrazas, Burdeos lo estudia y París planea llevarlo a consulta) han llegado a España. Muchos se postulan por imponer ese veto. El presidente de la Fundación Renovables Fernando Ferrando se muestra tajante: «Una terraza es un espacio abierto y calefactarla es como llevar agua de un lado a otro con un colador. Como medida energética es una barbaridad, no puede ser».

Todo ello choca con los esfuerzos que desde la administración de toman respecto al tránsito energético. «Por un lado apostamos por energías renovables y, por otro, permitimos que estén en la calle locales quemando bombonas de butano a tutiplén», resume Ferrando. Indica que una de esas bombonas tarda 15 horas en consumirse «y tiene un 20 % de más de emisiones que el gas natural», precisa. Esta quema de butano tiene, además, un efecto muy particular en Galicia. «Al haber más humedad, que no deja de ser agua en suspensión, tarda mucho más en calentarse todo», dice Calvo. Y eso supone una mayor exposición al CO2

«O que se fai cando se quenta unha terraza é quentar a atmosfera. É un uso absurdo e contrario a calquera mostra de educación ambiental», señala Manuel Soto, responsable de la oficina de Medioambiente de la UDC. «Illas vivendas e, ao mesmo tempo, permites que nos baixos se faga isto. É ilóxico», añade. Y no sirve, para los especialistas la opción eléctrica por infrarrojos, tal y como defendió el presidente de los hosteleros de la provincia de A Coruña Héctor Cañete. «Tienen un consumo altísimo y la energía viene de donde viene», apunta Calvo.

Terrazas en Viveiro con calefacción eléctrica
Terrazas en Viveiro con calefacción eléctrica

«Tiene que estar penalizado ese consumo porque económicamente no es saludable -opina Fernando Ferrando-. No puede ser que haya miles de personas sin electricidad y que se esté despilfarrando para que alguien se tome una cerveza en una terraza caliente. Es como si empezamos a fabricar neveras sin puerta porque quedan mejor».

La bomba de calor o las placas solares como alternativas 

¿Están las terrazas climatizadas abocadas a la desaparición? ¿Es el modelo actual el único posible? ¿Existe algún modo más eficaz de calentarlas o hay que descartar esa opción? Jose Luis Calvo apunta a la bomba de calor. «Con este sistema, de un kilovatio de electricidad se pueden sacar entre cuatro y cinco de calor. Es decir, su rendimiento es de un 400 % pero se trata de un calor que no es inmediato», señala. Frente a ello, los sistemas que se emplean en la actualidad tienen una rendimiento negativo «entre un 50 % y un 80 %». A estos porcentajes, recuerda el profesor, hay que añadir el componente de la humedad que en Galicia dificulta todo mucho más.

Ángeles López, por su parte, señala a la energía solar como opción más recomendable. «Es una solución que ya se usa en muchas farolas ¿Por qué no se puede hacer aquí?», plantea. La profesora de la USC, que da clase en el Master de Energías Renovables, Cambio Climático y Sostenibilidad, indica que muchas veces se ve la eficiencia energética como «algo que nos quita placeres», cuando en realidad puede ser todo lo contrario. «Si tu quieres un ocio consistente en tomarte un café en una terraza lo puedes hacer, pero tienes que buscar el modo de hacerlo de manera sostenible y más adecuadamente».

Reto tecnológico

Es por este motivo que la docente dice que «con la tecnología que existe actualmente se pueden encontrar esas soluciones, pero hay que resolver el reto». Pone como ejemplo las terrazas de la plaza de María Pita de A Coruña. Se trata de un espacio que recibe luz solar en una buena parte del día y que, además, tienen tejado. «¿Por qué no poner paneles solares en los tejados que generen la electricidad que necesitan? Porque la otra alternativa es llenar la plaza de calefactores que generan un consumo bestial que supera a todas las viviendas de alrededor», sostiene.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

«Como medida energética, calefactar una terraza es una barbaridad total»