Llega la lluvia, pero no para quedarse

Este jueves se espera el paso de un frente poco activo tras el que regresará el anticiclón y dará paso a una semana con algo de inestabilidad


redacción

El 2020 empezó con el anticiclón regalando sol a Galicia para compensar el lluvioso otoño que sufrimos. De momento, el panorama meteorológico parece que no presenta grandes cambios a corto plazo, aunque algo de inestabilidad se colará estos días para variar un poco la tendencia de las últimas semanas, según Meteogalicia.

Este jueves será el día más complicado de la semana, con el paso de un frente poco activo que provocará una alerta naranja, aunque solo en la costa. Así, comenzaremos la jornada con cielos cubiertos y lluvias que entrarán por el oeste. Ya por la tarde las lluvias afectarán a cualquier punto de la comunidad, pero tendrán un carácter aislado y ocasional, por lo que se abrirán claros de forma progresiva. Las temperaturas mínimas experimentarán un ligero ascenso, mientras que las máximas quedarán sin cambios significativos, por lo que será una jornada de muy poca oscilación térmica. En Ourense, por ejemplo, la oscilación será nula, por lo que tendrán 10 grados de máxima y mínima. El viento soplará moderado de componente oeste, con rachas fuertes en el litoral norte.

El viernes recuperaremos la influencia anticiclónica, porque las altas presiones se volverán a colocar al norte da península Ibérica. El día comenzará con nieblas y nubes bajas por la humedad de los días anteriores, pero con el avance de la mañana irán retrocediendo y por la tarde ya veremos los cielos despejados. Las temperaturas descenderán entre moderada y notablemente, y habrá heladas en el interior.

La racha anticiclónica todavía alcanzará hasta el sábado, una jornada en la que se esperan nieblas, frío y heladas en el interior por la mañana y cielos abiertos nuevamente en las horas centrales del día. El tiempo será más inestable a partir del domingo, por la entrada de vientos del suroeste que traerán un aumento de la nubosidad y habrá una mayor probabilidad de lluvias, aunque estas tendrán carácter débil, especialmente en la franja atlántica. Con este panorama, las temperaturas se suavizarán, con mínimas más altas de las que se vienen registrando en las últimas semanas.

Las lluvias volverán, entonces, aunque no parece que vayan a quedarse ni que haya a corto plazo previsión de fuertes borrascas o temporales. Parece más bien que nos mantendremos en una situación intermedia en la que habrá que sacar ocasionalmente el paraguas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Llega la lluvia, pero no para quedarse