Ikea paga 40 millones de euros a los padres de un niño de dos años que murió al caerle una cómoda encima

El mueble había sido retirado del mercado después de que muriesen otros tres niños por la misma causa


redacción

El gigante sueco de muebles Ikea ha llegado a un acuerdo para pagar unos 41 millones de euros a los padres de un niño de dos años que murió tras caerle encima una cómoda de esta marca. Jozef Dudek, de 2 años, se asfixió en mayo de 2017 cuando los cajones de un mueble de la serie Malm de la compañía se le vinieron encima en la casa donde la familia residía en California.

El artículo, que pesa 32 kg, había sido retirado del mercado un año antes por problemas de seguridad después de que otros tres niños murieran por la misma causa.  Se trata del mayor acuerdo de muerte por negligencia infantil que se ha producido en la historia de los Estados Unidos, según aseguraron los abogados. «Si bien ningún acuerdo puede alterar los trágicos eventos que nos trajeron aquí, por el bien de la familia y todos los involucrados, estamos agradecidos de que este litigio haya llegado a una resolución», dijo una portavoz de Ikea, que agregó que «Seguimos comprometidos en trabajar para abordar este importante problema de seguridad en el hogar», agregó.

En un comunicado, los padres del niño, Joleen y Craig Dudek, dijeron que estaban "devastados" por la pérdida de su hijo. «Nunca pensamos que un niño de dos años podría hacer que una cómoda de solo 30 pulgadas (76 cm) de altura se volcara y lo asfixiara -dijeron-, pero después supimos que era inestable por diseño».

«Estamos contando nuestra historia porque no queremos que esto le pase a otra familia», añadieron los padres, que instaron a cualquiera que todavía tenga un tocador en su casa a que lo devuelva. La familia también aseguró que donarían un millón de dólares a grupos que trabajan para proteger a los niños de productos peligrosos.

En 2016, Ikea retiró millones de cómodas de Malm en América del Norte por cuestiones de seguridad. Fue la operación de retirada de producto más grande en la historia de la compañía. En un principio,  la compañía advirtió a los clientes que usaran soportes de pared con este modelo de mueble, pero cuando murió un tercer niño las cosas cambiaron y se ordenó la retirada.

Además de Josef, por accidentes con el mueble fallecieron Camden Ellis, de 2 años; Curren Collas, de 2; y Ted McGee, de 23 meses, que fueron aplastados por el mueble. En diciembre de ese año, la compañía acordó pagar 50 millones de dólares en un acuerdo combinado a las familias de los tres niños pequeños. 

Las muertes llevaron a la Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos a lanzar una campaña educativa para informar sobre el riesgo de caídas de las cómodas. En 2017, la compañía volvió a lanzar una campaña de retirada en los EE. UU. y Canadá. Reconoció que los artículos de este tipo incluidos en la colección de Malm y otros cofres y aparadores representan un «peligro grave de volcado y atrapamiento» si no se fijan a una pared.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Ikea paga 40 millones de euros a los padres de un niño de dos años que murió al caerle una cómoda encima