redacción / la voz

Australia ha dado la bienvenida al 2020 entre llamas. El año nuevo ha comenzado con un balance de 16 personas fallecidas y un millar de casas calcinadas desde el pasado septiembre. Solo este miércoles tres personas murieron en el sureste del país, en Nueva Gales del Sur, estado donde se localiza Sídney. Además, el Ejército se ha unido a las tareas de evacuación y asistencia humanitaria para los numerosos afectados por los incendios forestales.

Helicópteros militares y barcos de la policía y la Marina han sido desplegados para asistir en las tareas de evacuación de miles de personas atrapadas en una playa de la localidad turística de Mallacoota, situada en el estado de Victoria. 4.000 personas se vieron cercadas por el fuego. Se han lanzado víveres y combustible, ya que la ciudad podría quedarse aislada durante semanas.

Las autoridades confirmaron que al menos 176 casas se han destruido estos días en Nueva Gales del Sur y unas 50 en Victoria, pero aún no se ha terminado de hacer el balance del inmenso daño causado por las llamas, que, según las vistas aéreas, han provocado grandes estragos en pequeñas localidades costeras. Entre los damnificados se encuentran Lorena Granados y su esposo Gaspar Román, de origen salvadoreño y chileno, respectivamente, quienes perdieron su casa y su pequeño negocio de producción y venta de artículos de cuero en la localidad de Mogo, a unos 235 kilómetros al sur de Sídney. «El instinto de uno es correr. No nos quedaba nada, había que correr para salvar la vida», dijo Granados a Efe, al recordar el momento en que ya no pudo luchar contra las llamas que devoraban su tienda. Ahora su pueblo «es como un escenario de guerra», apunta la pequeña empresaria y madre de tres hijos.

Unas 50.000 viviendas se encuentran sin electricidad en la costa sur de Nueva Gales del Sur, el estado más afectado por los incendios de esta temporada, y en donde unos 2.500 bomberos combaten las llamas. Hay más de un centenar de incendios activos, la mitad de ellos sin control. Se teme que el número de fallecidos en el sureste australiano puedan aumentar estos días, ya que hay varias personas desaparecidas. Los incendios en Australia, considerados entre los peores de las últimas décadas, han calcinado más de tres millones de hectáreas desde el pasado septiembre. Esta temporada los fuegos comenzaron mucho antes del verano austral, que arrancó en diciembre y finalizará en marzo.

El calor lleva semanas complicando todavía más la situación. El pasado diciembre el país registró el día más cálido desde que existen registros, con una temperatura media máxima de 40,9 grados centígrados. A este calor extremo se han sumado los fuertes vientos, las bajas tasas de humedad y una sequía excepcional. Los fuegos más graves vividos en el país oceánico en las últimas décadas ocurrieron a principios de febrero del 2009 en el estado de Victoria (sureste), y causaron 173 muertos y 414 heridos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

16 muertos por los incendios en Australia: «Es como un escenario de guerra»