Anne Igartiburu: «En las campanadas no me permito ponerme nerviosa, si lo hago puedo perder el control»

La presentadora vasca, que desde el 2005 despide el año en TVE, se declara fan de «First Dates»


Colpisa / Madrid

Ya es un clásico de la Navidad en España. Anne Igartiburu (Elorrio, Vizcaya, 50 años) lleva desde el 2005 pasando la Nochevieja en la Puerta del Sol de Madrid y entrando de esta forma en millones de hogares de todo el país. Un año más, y ya van quince seguidos, la presentadora ha sido uno de los rostros elegidos por TVE para estas fiestas. Y funciona, porque la cadena pública ha conseguido mantener la audiencia de las campanadas por encima de los canales que compiten por este apetitoso pastel navideño a pesar de los numerosos ganchos de otras apuestas, como el vestido de Cristina Pedroche.

-¿Cómo vivió la gala de los inocentes, que usted presenta?

-El 28 de diciembre es la excusa perfecta para pensar un poco en esto. España es un país muy solidario y tiene más de seis millones de voluntarios. Somos el país de Europa que más personas sin hogar acoge, y yo quiero pensar en positivo, que no se nos olvide que somos pequeños trozos de cristales que si se juntan, nos podemos reflejar todos en ellos.

-¿Le hizo ilusión que el diseñador de su vestido de Nochevieja fuera uno de los inocentes de la gala que presentó este año?

-Sí, claro. Caprile es un niño grande, un genio. Tiene esa vehemencia cuando hace falta, esa locura, y es muy tierno, generoso, y le vamos a ver cayendo como el niño grande que es.

-A usted ya le tocó en el 2013.

-Caí como tonta. Me fui a cenar con una amiga y se levantó de la mesa de al lado el caballero de una pareja de jubilados. Me dijo: 'Mira, le quiero pedir matrimonio a mi novia, y no tengo anillo. ¿Me dejáis alguno?'. Y yo me quité mi brillantaco y se lo dejé. Después llegó un hombre a llevárselo por impago y yo me quedé alucinada. Caí totalmente.

-Tras tantos años, ¿se pone nerviosa durante las campanadas?

-No es que no me ponga, sino que no me permito ponerme nerviosa. Sé que si lo hago puedo perder el control, y ese día cae sobre mí la retransmisión. He aprendido a disfrutar y a estar en lo que estoy. Son muchas horas de directo, 6.500 corazones, galas de Eurovisión, de ¡Mira quién baila!, de Telepasión, la Gala Inocente, Inocente.

-¿Ni siquiera en su primera vez?

-Es que con Ramón García había trabajado mucho en ETB, había hecho radio con él. Nos miramos y nos entendemos bien. No le quiero quitar mérito, pero yo creo que cuando te pones delante de la cámara tienes que disfrutar.

-¿Qué le pide a 2020 profesionalmente? ¿Algo en prime time?

-Siempre me preguntan por eso. A mí también me gustaría.

-¿Y lo ha pedido?

-Estoy bien en Corazón, es un horario muy cómodo. Pero claro que quiero hacer más cosas, y quiero trabajar con emociones, hacer programas cercanos en los que puedas acompañar a las personas en las tomas de decisiones importantes. Ahora tengo 50 años y lo veo con unos ojos distintos a cuando entré en la casa hace 25 años.

-¿Cómo qué?

-Un prime time o cosas puntuales en las que yo pueda también desarrollar algo más que una entradilla de 20 segundos. Que está bien, no me quejo y tenemos muchísima audiencia y un horario fantástico en La 1, pero me apetece.

-¿Qué formato le gustaría adaptar a España?

-Me sigue alucinando Ellen DeGeneres. Me parece la gran comunicadora, la que hace de espejo de lo que pasa en la calle. Hace espectáculo, tiene sentido del humor, y además es una tía muy ágil. Luego, hay un programa que presenta una coach llamada Mel Robbins, que acompaña a las personas y les hace ver los cambios que puede hacer uno mismo a través de sus propios recursos. Creo que el poder de la televisión está ahí, en acercar la emoción, en directo, sin tapujos y también a través de las redes sociales.

-¿Y cuál suele ver en televisión?

-Veo mucho First Dates. Me gusta ver cómo se conocen dos personas, lo diferentes que somos todos, y cómo soñamos con despertarnos al lado de alguien que nos dé vidilla. Creo que ese es el motor de la vida: las personas, el descubrir qué hay al otro lado. First Dates me parece un reflejo de la vida corto, bien hecho, bien editado. Imagino que tendrá un límite y nos cansaremos de él algún día, pero de momento me gusta mucho. Y también veo mucha serie. Estoy encantada con Fleabag (Amazon Prime Video), y me la veo y me la reveo. Y también documentales, reportajes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Anne Igartiburu: «En las campanadas no me permito ponerme nerviosa, si lo hago puedo perder el control»