El Jesucristo gay de Netflix provoca un boicot mundial a la plataforma

En las últimas horas el «hashtag» #canceloNetflix se ha convertido en «trending topic» debido a la indignación contra la película «La primera tentación de Cristo», aunque también se ha convertido en una extraordinaria promoción


Redacción

El especial navideño La primera tentación de Cristo sigue generando polémica. En las últimas horas en Twitter se promovía un hashtag bajo el nombre de #canceloNetflix que llamaba a los cristianos y católicos a cancelar su suscripción si la plataforma no retira la serie de su catálogo mundial. Pero el caso es que entre los comentarios de los que se sentían ofendidos se colaron los comentarios de los que afeaban la preocupación de estos por un especial satírico y no por los casos de pederastia descubiertos en los últimos años. Uno de los últimos escándalos afecta a los Legionarios de Cristo. E incluso otros destacaban que el boicot estaba dándole más publicidad a la controvertida película. 

Desde su estreno en Netflix a principios de diciembre La primera tentación de Cristo no ha dejado de estar rodeada de polémica. Primero fue en Brasil, donde este especial satírico de 46 minutos de duración que narra la vuelta a casa de Jesús tras su periplo por el desierto despertó las críticas de varias comunidades cristianas. Todo porque al llegar a casa María y José le confiesan que su verdadero padre es Dios, justo en el día en el que cumplía treinta años, mientras bromean sobre la supuesta orientación sexual de Jesús, que en la película parece vivir un romance con otro hombre. 

Los primeros en alzar la voz contra esta producción creada por la productora Porta dos Fundos, que ganó el Emmy Internacional en el 2019 por su especial de Navidad, titulado Especial de Natal Porta dos Fundos, fueron los religiosos brasileños que promueven una recogida de firmas en change.org que supera los 2,3 millones en la que piden la retirada inmediata de esta producción del catalogo de Netflix. Aseguran que se trata de un «crimen de vilipendio de fe» y que la plataforma ha sido «instigada por la fuerza demoníaca»

En España hace unos días la Asociación de Abogados Cristianos también aseguró que había denunciado a Netflix por la difusión de este programa. «Hemos interpuesto una denuncia contra @NetflixES por emitir una película que representa a #Jesucristo como homosexual. Una producción que hace escarnio y atenta contra los sentimientos religiosos (art. 525 del #CódigoPenal)», que acompañaban con el hashtag #respetamife. Aunque lo cierto es que en algunos casos lograron darle más difusión aún a la serie.  

En Nochebuena fue atacada la sede de la productora en Río de Janeiro con cócteles molotov. «En la madrugada del día 24 de diciembre, en víspera de Navidad, la sede de Porta dos Fundos fue víctima de un atentado. Lanzaron cócteles molotov contra nuestro edificio», explicaban en Twitter. Poco después un grupo de ultraderecha reivindicaba el ataque. Se trata en concreto del Comando de Insurgencia Popular Nacionalista de la Gran Familia Integrista Brasileña, que ha difundido un vídeo por redes sociales en el que tres sujetos enmascarados leen un manifiesto en el que se atribuyen la autoría del ataque y aportan imágenes del mismo. Los encapuchados, cuya voz aparece distorsionada en el vídeo, tachan de «blasfema» la película y cargan contra sus autores y Netflix, a los que acusan de querer dividir Brasil.

La Policía Civil, por su parte, ha avanzado que investigará la presunta implicación de este grupo de ultraderecha en el ataque, de acuerdo con el diario brasileño O Globo. «Seguiremos adelante, más unidos, más fuertes, más inspirados y seguros de que el país sobrevivirá a esta tormenta de odio y de que el amor prevalecerá junto con la libertad de expresión», dijo Porta dos Fundos en su comunicado del miércoles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Jesucristo gay de Netflix provoca un boicot mundial a la plataforma