El aumento del control espanta las fiestas ilegales de fin de año

La Policía Autonómica vigilará en toda Galicia el acceso de los menores a las bebidas alcohólicas


redacción

Faltan cuatro días para despedir el 2019, y los locales se preparan para recibir a miles de personas que celebrarán por todo lo alto la llegada del 2020.

Los ayuntamientos refuerzan las medidas de seguridad para evitar incidentes, y el aumento de las medidas de control ha hecho que el número de fiestas ilegales siga en descenso (entre un 20 y un 25 %). A pesar de todo, el presidente de la Federación de empresarios de salas de fiesta, baile y discotecas Galicia (Fesdiga), Samuel Pousada, estima que se van a celebrar un total de 280 fiestas ilegales en fin de año.

Cien tendrán lugar en la provincia de Pontevedra (30 en Vigo); 90 en la de A Coruña; y en las de Lugo y Ourense, unas 45 cada una. Son fiestas con cobro de entrada que incumplen los requisitos establecidos para estos eventos. Estos requieren licencia de apertura y la preceptiva autorización o licencia municipal y tienen que cumplir una normativa de seguridad muy estrictas y no superar el aforo calculado para cada local.

Pousada ha indicado que organizar estas fiestas exige la presentación de una memoria y un plan de seguridad, y que contempla sanciones de entre 30.000 y 600.000 euros por su incumplimiento. La Federación de discotecas de Galicia espera anhelante la nueva la normativa que regulará los horarios de los diferentes tipos de locales y espera que el de las discotecas, un centenar en toda Galicia aumente hasta las seis de la mañana.

Reclaman a los ayuntamientos que sean exigentes en materia de seguridad e impidan la competencia desleal de ciertos locales que pueden poner en riesgo la integridad de los asistentes a las fiestas. Avanzó también que se ha preguntado, de momento sin respuesta, al Ayuntamiento olívico si el Auditorio Mar de Vigo dispone de la autorización necesaria para organizar la fiesta de fin de año para la que ya se han vendido entradas por valores de entre 55 y 70 euros. En cuanto al anuncio de una discoteca de Ourense que invitaba a asistir a menores con autorización paterna, ha insistido en la dificultad que conlleva vigilar que estos no consuman alcohol en el interior de un local. También ha criticado que las fuerzas de seguridad y sus familiares «miren para otro lado» cuando consumen bebidas espirituosas en la calle y que se repruebe que actúen del mismo modo en un local

Por otra parte, desde la Dirección Xeral de Emerxencias de la Xunta de Galicia recuerdan que la Policía Autonómica reforzará el control sobre el consumo de alcohol por parte de menores. Lo harán de forma preventiva, informando a los locales de las sanciones, y después con inspecciones in situ para comprobar que se cumple con la normativa.

Precisamente, el tema de las fiestas para menores es uno de los que más preocupa en estas fechas, aunque la normativa es clara y los establecimientos también saben ya cómo actuar, en la mayoría de los casos. Muchos adolescentes saldrán por primera vez este año, en la mayoría de los casos a fiestas especiales organizadas para menores.

La ley del 17 de diciembre del 2010 habla de que el menor debe ir acompañado de un adulto, que entrar con él hasta el interior del recinto. Prohíbe expresamente el consumo de alcohol pero no el hecho de que el menor vaya a la fiesta. No habrá multa por ir de cotillón, pero sí por beber o no llegar acompañado. A los eventos para menores pueden acudir jóvenes a partir de catorce años, no puede haber bebidas alcohólicas ni tampoco se puede celebrar después ninguna fiesta para adultos.

Promover el consumo de alcohol puede conllevar una multa, por eso no se pueden utilizar carteles ofreciendo «dos copas por una» o «combinados a cuatro euros». Y, sobre todo, no vale que un menor beba con «autorización paterna» ni que sea un adulto el que le pida la copa. El progenitor se enfrenta a una multa de hasta 3.000 euros. No importa que beba una cerveza o que esté a punto de cumplir los dieciocho.

Guía para reclamar en caso de estafa

Comprar la entrada a los eventos de fin de año con antelación y en los establecimientos, o en sitios de Internet que sean seguros son algunos de los consejos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para celebrar las fiestas de Nochevieja.

Si se compra por Internet, la OCU advierte de que lo mejor es acceder a sitios seguros, páginas cuya dirección URL empiece por https:// en lugar de http://, al tiempo que se debe leer con detenimiento toda la publicidad y las condiciones generales antes de pagar, guardar o imprimir los documentos, y conservar siempre la página final en la que aparece el resumen de la transacción. Los documentos y datos de la empresa se deben guardar hasta después de haber disfrutado del evento.

Una vez comprada la entrada, OCU aconseja evitar la reventa y sus abusos, y tener claros los derechos que se adquieren como consumidor, entre los que están poder presenciar el evento completo y que se desarrolle íntegramente, recibir la devolución total o parcial del dinero abonado en caso de suspensión, y poder reclamar en caso de alguna incidencia.

Asimismo, el local que organiza el evento debe tener a disposición de los asistentes la licencia en regla, que le autoriza a celebrar este tipo de acto concreto, y la entidad organizadora debe contar con una póliza de seguro que cubra cualquier accidente que se produzca y que indemnice a los posibles perjudicados conforme al sistema de valoración de lesiones previsto en la ley.

Por último, a la hora de reclamar, la OCU indica que el consumidor debe recopilar todos los documentos que puedan acompañar la queja, mientras que si el problema tiene que ver con la publicidad, los precios, o cualquier incumplimiento de las condiciones (horarios de inicio y final o actuaciones), la reclamación se debe enviar a la Dirección General de Consumo o a cualquier oficina de información al consumidor. En el caso de una presunta estafa se debe acudir directamente a la comisaría de policía.

Cada botellón deja hasta 2.000 kilos de residuos en Méndez Núñez

Xosé Gago

En fechas señaladas, los servicios de limpieza pueden retirar de los jardines más de cuatro toneladas en una sola noche

Los servicios municipales retiran hasta 2.000 kilos de basura de los jardines de Méndez Núñez después de cada noche de botellón, confirmaron ayer desde la Concejalía de Medio Ambiente. Así, en un solo fin de semana se pueden sacar hasta 6.000 kilos de residuos de esa zona verde, la más reconocible de la ciudad.

Es más, según las mismas fuentes, en fechas señaladas se pueden recoger hasta 4.000 kilos de desperdicios en una sola noche. Esas cantidades, añadieron, se alcanzan en días como Halloween, las grandes quedadas universitarias, fin de curso y similares.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El aumento del control espanta las fiestas ilegales de fin de año