«No nos vamos a callar», la ira de las investigadoras españolas contra el físico italiano que niega la desigualdad de género en ciencia

Alessandro Strumia, quien aseguró que «las mujeres no son tan buenas como los hombres en física», vuelve a la carga con un nuevo artículo que ha disparado la indignación


redacción / la voz

«Las mujeres no son tan buenas como los hombres en física y se les ha dado demasiada financiación, han sido ascendidas de forma injusta», «la física fue inventada y construida por los hombres, no se accede a ella por invitación», «la física no es sexista contra las mujeres»... Las frases corresponden a una charla pronunciada el pasado año en el CERN por el físico italiano Alessandro Strumia. Fue la mecha que prendió de inmediato una tormenta de indignación entre la comunidad científica mundial, que llevó a la firma de un manifiesto de repulsa por parte de más de 4.000 investigadores de todo el mundo y que llevó al Laboratorio Europeo de Física de Partículas a retirarle su condición de profesor invitado, además de un expediente abierto por la universidad en la que trabaja, la de Pisa.

Pero, lejos de retractarse, Strumia ha vuelto a la carga en un artículo que ha sido aceptado para su publicación por parte de la revista científica Quantitative Science Studies, en la que, a partir de un análisis estadístico de artículos científicos y de sus autores, concluye que no existe discriminación de género en física, que las mujeres no se enfrentan a un ambiente de trabajo hostil y que tanto unos como otras tienen las mismas oportunidades. «El desequilibrio de género no es debido a que exista una discriminación hacia las mujeres», concluye en otro reciente artículo. Es más, da a entender que denunciar esta situación supone un prejuicio profesional para los que lo hacen. «Los críticos de la política de género en la ciencia -dice- se esconden cada vez más detrás del manto del anonimato para evitar repercusiones en su carrera».

 La polémica está otra vez servida y las primeras reacciones llegaron desde España. La Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) acaba de impulsar un manifiesto, suscrito ya por decenas de científicos de los dos sexos, en el que condena la falsedad de los argumentos esgrimidos por Strumia.

«Los supuestos datos en los que el físico basa sus afirmaciones han sido reiteradamente criticados por su falta de rigor científico», recuerdan, y, sobre el caso particular, aluden al hecho de que una de las revisoras del artículo del italiano, Cassidy Sugimoto, de la Universidad de Indiana, afirma en la revista Science que el trabajo del físico es «metodológicamente defectuoso» y que «no cumple con los estándares científicos».

Mentiras e indignación

«Por mucho que se empeñen los strumias de turno, no nos vamos a callar ante estos intentos de desacreditar nuestro esfuerzo por acabar con la desigualdad, ni ante las infamias que tratan de ocultar la realidad. Ya no vamos a callarnos nunca más», concluyen los firmantes del manifiesto.

Uno de ellos es la física de la UDC y presidenta de AMIT Galicia Ana Xesús López Díaz, que sigue sin dar crédito a la conducta de Strumia. «Estamos realmente indignadas -denuncia con contundencia- polas manifestacións deste señor, que ademais minte un montón nos seus argumentos».

«O que se observa é que se está a perder o talento feminino»

 

 

«Strumia fai unha lectura moi sesgada da situación, pero o que é aínda máis curioso é que lle acepten o seu traballo nunha revista científica de revisión por pares», denuncia Ana Xesús López Díaz, presidenta de AMIT Galicia. Esta física de la UDC considera que sí son necesarias medidas de acción positiva hacia las mujeres para compensar la desigualdad existente, porque «a realidade é que as mulleres nas carreiras sacamos cualificacións mellores que os homes, pero logo cando imos avanzando no desempeño profesional atopámonos con moitos atrancos e o que se observa é que se está a perder talento feminino», explica.

Asegura que sí existe «unha infrarrepresentación das mulleres na carreira científica» y que Strumia no es la excepción. «Hai -dice- máis elementos así, investigadores que se consideran xenios e aos que lles molesta a nosa presenza. Pero unha ciencia que exclúe ás mulleres é unha ciencia sesgada».

Pero Strumia insiste en que no hay desigualdad. «Los estudiantes de física en todo el mundo -escribe- son un 70 % hombres, y esto no parece ser debido a la discriminación. Los departamentos de física están abiertos a todos: a los hombres no se les ofrecen viajes en limusina al departamento y las mujeres no necesitan usar bigotes para cruzar la puerta».

«Si tu pareja no te apoya en tu carrera científica es sencillo: búscate otra»

r. romar

Mujeres líderes en investigación aportan su testimonio en Lugo para romper el techo de cristal

Mercedes Novo, profesora de Química Física de la Universidade de Santiago, se sintió como una extraterrestre. Y no en España, sino en Alemania, donde hace años trabajaba como investigadora con su marido. Tuvieron su primer hijo y, después de una corta baja por maternidad, le propusieron coger una excedencia de tres años para cuidar a su hijo. Pero no quiso. Tenía muy claro que quería seguir con su carrera. «Recibía críticas -explica- por el hecho de querer seguir trabajando, les parecía una extraterrestre». Así que regresaron a Galicia, pese a que su marido, que había logrado un empleo en la industria, ganaba cuatro veces más que como profesor ayudante en la Universidad de Santiago. Uno de los dos tuvo que renunciar. Y lo hizo él.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«No nos vamos a callar», la ira de las investigadoras españolas contra el físico italiano que niega la desigualdad de género en ciencia