Michi, el perro perdido en el Camino que encontró un hogar en Japón

Susana Luaña Louzao
Susana Luaña SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Dos peregrinas niponas lo rescataron en mayo en Palas de Reis y volverán a buscarlo por Navidad para llevárselo a Osaka

18 dic 2019 . Actualizado a las 16:52 h.

Uno lo abandonó, dos lo rescataron y él, a todos enamoró. En la Asociación Protectora Animais do Camiño (Apaca) les va a costar despedirse de Michi por Navidad. Llevan cuidándolo seis meses, pero el perro deberá regresar con sus dueñas, las que lo rescataron en mayo cuando hacían el Camino de Santiago y las que ahora regresan a por él para llevarlo a Osaka, en Japón, donde la madre de Kimiko le dará un nuevo hogar.

Kimiko Uchii y Tamano Hayashi peregrinaron a Compostela la pasada primavera. No sospechaban entonces que, a la vuelta, serían uno más en la familia. Poco antes de Palas de Reis se percataron de la presencia de un perro negro de tamaño medio que deambulaba y que no les quitaba ojo. Como explica Raquel Freiría, de Apaca, «os cans son moi listos e saben a quen se achegan». Michi supo elegir. Tanto, que cuando las dos japonesas hicieron un alto en su ruta en un bar de Palas, ya no se despegó de sus botas de caminantes. Ellas se percataron de que estaba abandonado y lo dejaron en manos de Protección Civil, pero tras finalizar la peregrinación, se pusieron en contacto con Apaca, regresaron a por el can, que permanecía atado a un camión de bomberos, y lo gestionaron todo para que los responsables de la asociación, que en estos momentos se hacen cargo de 27 animales sin hogar, cuidaran al perro hasta que pudieran regresar a por él. Incluso ingresaron mil euros en la cuenta de la entidad para que a Michi no le faltara de nada.

Y a Michi no le faltó ni alimento ni cuidados ni cariño. Tanto, que los conquistó a todos en la protectora. «Tal como é, co seu carácter, equilibra a manada, é un can alfa, pon orde alí onde está e facilita a convivencia cos outros cans —indica Raquel—. É un animal exemplar e a súa historia de adopción é tamén exemplar, ímolo botar moito de menos».