El Pacto Verde de la UE, amenazado por el frente del este y el dilema nuclear

La Voz REDACCIÓN / AGENCIAS

SOCIEDAD

Los primeros ministros de Eslovaquia, Peter Pellegrini; de la República Checa, Andrej Babis, y de Hungría, Viktor Orban, reunidos en Bruselas
Los primeros ministros de Eslovaquia, Peter Pellegrini; de la República Checa, Andrej Babis, y de Hungría, Viktor Orban, reunidos en Bruselas EU Council

Hungría, República Checa y Polonia piden fondos para realizar su transición con energía atómica y otros gobiernos se oponen

13 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El Pacto Verde de la UE, que contempla la eliminación de gases de efecto invernadero en el 2050, se abre por dos costuras que en realidad convergen en una. Por un lado están las reticencias del frente del este, formado por Hungría, República Checa y Polonia, más dependientes del carbón; por el otro el dilema sobre la energía nuclear, considerada por los citados países como una alternativa a otras más contaminantes y rechazada por Austria, Luxemburgo y Alemania, que no la ven «ni sostenible ni segura».

Los ejecutivos discordantes del este ponen sus condiciones, entre ellas un mayor apoyo financiero procedente del bloque para esta transición y que la energía nuclear forme parte de la misma. «Hungría está preparada para adherirse al acuerdo sobre el objetivo de neutralidad climática de la UE, pero tenemos que evitar que los burócratas de Bruselas hagan que los países pobres y la gente pobre pague. Necesitamos garantías económicas», expresó el ultranacionalista Víktor Orbán, según informa Europa Press. El primer ministro húngaro también ha pedido a Bruselas que «abandone todos sus problemas» con la energía atómica. «No hay neutralidad climática sin energía nuclear», manifestó.

Su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki explicó que los costes de la transición serán mayores para países como Polonia que en otros «más afortunados en el pasado», porque «tuvieron la oportunidad de que sus economías contaran con un abanico de fuentes energéticas».