Melendi canta: «La hija de dos borrachos que solo pudo ser enfermera»

Ofrece una imagen «vejatoria, retrógrada y machista» sobre esta profesión, se queja el Consejo General de Enfermería


redaccion

El Consejo General de Enfermería (CGE), que representa a más de 300.0000 profesionales, ha mostrado su «indignación» con una canción del nuevo disco de Melendi que considera que ofrece una imagen «vejatoria, retrógrada y machista» sobre esta profesión.

Se trata de la canción Síndrome de Estocolmo, que habla de la hija de dos borrachos «que solo pudo ser enfermera», una afirmación que para el CGE, según señala en un comunicado, muestra de forma errónea la imagen de la profesión enfermera.

«Una vez más, asistimos a un ataque lamentable, injusto, machista y vejatorio contra una profesión fundamental porque, en gran medida, gracias a nuestro trabajo, España tiene un sistema sanitario considerado por la Organización Mundial de la Salud como uno de los mejores del mundo», afirma la vicepresidenta del CGE, Pilar Fernández.

Para Fernández, hablar de la profesión de esa manera es «una irresponsabilidad» con consecuencias «nefastas» para los niños y jóvenes que siguen a Melendi,«porque en su subconsciente deja una imagen nuestra errónea, injusta y machista».

«¿Qué necesidad había de introducir semejante vejación gratuita hacia nosotras en una canción?», abunda la vicepresidenta del CGE, quien anima al cantante a visitar un hospital, un centro de salud o cualquier centro donde las enfermeras «están salvando o mejorando la calidad de vida de todos los españoles».

A juicio de Fernández, Melendi debería saber que la enfermería «se trata de una de las profesiones más solicitadas y el acceso a la carrera requiere de una nota de las notas más elevadas».

Letra de la canción Síndrome de Estocolmo

Amanece

Y los coches que hoy obstruyen las arterias

De la gran ciudad que es presa de la histeria

Se ha rendido a la rutina un día más

Corazones

Condenados en un mundo de creencias

Denostados entre religión y ciencia

Obligados a elegir sin despertar

El vagabundo que no es capaz de imaginar que alguien le quiera

La hija de dos borrachos que solo pudo ser enfermera

Del abogado que por seguir la tradición familiar

Abandonó el contrabajo y ahora no abandona el bar

Mírame, dime qué ves en mí

Da luz al camino

No dejes de ser mi espejo

Que aunque cruel sea el reflejo

Peor es estar ciego

Así que mírame, dime qué ves en mí

Solo un prisionero

De la envidia y de los celos

De los roles, de los miedos

De culpas y apegos

Aunque yo sé muy bien que en el fondo

Todo es un síndrome de estocolmo

Anochece

Y con el silencio se hace fuerte el ruido

Lo soñado, lo añorado, lo perdido

Se convierte en el gigantes de cristal, hmm

Tercas huellas

Que confunden sin piedad al caminante

Las comedias son divinas cuando Dante

Pone en jaque a la tragedia universal

El vagabundo que no es capaz de imaginar que alguien le quiera

La hija de dos borrachos que solo pudo ser enfermera

Del abogado que por seguir la tradición familiar

Abandonó el con trabajo y ahora no abandona el bar

Mírame, dime qué ves en mí

Da luz al camino

No dejes de ser mi espejo

Que aunque cruel sea el reflejo

Peor es estar ciego

Así que mírame, dime qué ves en mí

Solo un prisionero

De la envidia y de los celos

De los roles, de los miedos

De culpas y apegos

Aunque yo sé muy bien que en el fondo

Todo es un síndrome de estocolmo

Mírame, dime qué ves en mí

Da luz al camino

No dejes de ser mi espejo

Que aunque cruel sea el reflejo

Peor es estar ciego

Así que mírame, dime qué ves en mí

Solo un prisionero

De la envidia y de los celos

De los roles, de los miedos

De culpas y apegos

Aunque yo sé muy bien que en el fondo

Todo es un síndrome de Estocolmo

Tú lo sabes todo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

Melendi canta: «La hija de dos borrachos que solo pudo ser enfermera»