Virginia Giuffre vuelve a acusar de abuso sexual al príncipe Andrés en la BBC: «Él sabe lo que pasó»

La mujer que asegura que Epstein la obligó a mantener relaciones sexuales con el hijo de Isabel II cuando tenía 17 años, ha pedido a los británicos que se pongan de su lado y la apoyen. Buckingham vuelve a defender al príncipe en un comunicado


LA VOZ

«Esta no es una sórdida historia de sexo. Esta es una historia de tráfico. Esta es una historia de abuso y es una historia de vuestra realeza», la que habla es Virginia Giuffre, la mujer que asegura que fue una «esclava sexual» de Jeffrey Epstein y que  el magnate la obligó a mantener relaciones con el príncipe Andrés de Inglaterra siendo menor de edad. 

La BBC emitió la noche del lunes un programa especial de investigación titulado El príncipe y el escándalo Epstein, en el que se dieron todo tipo de detalles sobre la relación entre el hijo de la reina Isabel II, el millonario estadounidense acusado de pederastia (que se suicidó este verano en la cárcel) y las jóvenes encargadas de complacerlo a él y a sus amistades. 

«Le imploro a la gente del Reino Unido que se ponga de mi lado, que me ayude, que no acepte estas cosas», aseguró Virginia Giuffre durante la entrevista que formaba parte del programa. «Él sabe lo que ocurrió, yo sé lo que ocurrió. Y solo uno de los dos está diciendo la verdad», reiteró la mujer. 

La presunta víctima ha vuelto a narrar los encuentros sexuales que tanto Epstein como  Ghislaine Maxwell, la mujer encargada de captar y aleccionar a las jóvenes para complacer al magnate, la obligaron a mantener con el Duque de York. 

Relató cómo Maxwell la llevó al club nocturno Tramp, en la capital británica, donde el hijo de la reina Isabel II le pidió bailar. «Era el peor bailarín que he visto en mi vida. Sudaba tanto que parecía que estaba lloviendo por todas partes», cuenta Giuffre, que anteriormente se llamaba Virginia Roberts.

«Estaba asqueada, pero sabía que tenía que mantenerle feliz, porque eso era lo que Jeffrey y Ghislaine esperaban de mí», agregó.

Cuando abandonaron la discoteca, Maxwell le dio instrucciones sobre lo que debía hacer a continuación: «En el coche, Ghislaine me dice que tengo que hacer por Andrés lo que hago por Jeffrey, y eso me pone enferma», rememoró.

La mujer, que ahora tiene 35 años, asegura que aquella noche mantuvo relaciones sexuales con el duque de York en una propiedad de Maxwell en el opulento barrio londinense de Belgravia. No fue la única vez. La presunta víctima asegura que lo mismo ocurrió hasta en tres ocasiones a lo largo de 2001.

La entrevista concedida por Giuffre a la BBC fue grabada antes que la que la misma cadena emitió con el príncipe Andrés. Una entrevista que pretendía ser un lavado de cara y que tuvo el efecto contrario. Las inverosímiles explicaciones, las evasivas a la hora de responder a las acusaciones de abuso sexual y, sobre todo, la falta de empatía con las afectadas destrozaron la imagen del duque de York e hicieron que la reina lo excluyese de las actividades de la familia real.

A pesar de todo, Buckingham ha vuelto a defender al príncipe tras el revuelo causado por el programa de la BBC. Tal y como publica la revista ¡Hello!, la Casa Real niega de manera tajante y «enfáticamente que el duque de York haya tenido algún tipo de contacto sexual o relación con Virginia Roberts. Cualquier afirmación en contra de esto es falsa y carece de fundamento». 

«El duque de York lamenta inequívocamente su asociación mal juzgada con Epstein. Su suicidio dejó muchas preguntas sin respuesta, particularmente para sus víctimas. El duque simpatiza profundamente con aquellos afectados que desean cerrar la etapa. Es su esperanza que, con el tiempo, puedan reconstruir sus vidas. El duque está dispuesto a ayudar con cualquier investigación si fuera necesario. El duque ya ha declarado que no vio, presenció o sospechó ningún comportamiento similar al que condujo al arresto y condena de Jeffrey Epstein. Lamenta la explotación de cualquier ser humano y no aprobaría, participaría o alentaría tal comportamiento», prosigue el mensaje de Buckingham.

Cinco presuntas víctimas de Epstein han pedido que Andrés testifique. El abogado de estas mujeres dice que el príncipe podría tener información importante sobre el tráfico sexual.

Mette-Marit pide perdón por sus reuniones con el magnate estadounidense Jeffrey Epstein

La princesa noruega Mette-Marit ha pedido perdón por sus reuniones con el magnate estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de abusar sexualmente de menores de edad y que murió el pasado mes de agosto mientras estaba en prisión provisional.

«Nunca me habría relacionado con el señor Epstein si hubiera sabido la gravedad de los crímenes que cometió. Debería haber investigado su pasado más profundamente y siento no haberlo hecho», ha dicho la mujer del príncipe heredero de Noruega, Haakon, en un comunicado, según informa el diario local Dagens Naeringsliv.

Mette-Marit se reunió varias veces con Epstein entre 2011 y 2013 después de que conocidos de ambos les presentaran. La mayoría de los encuentros se produjeron en Estados Unidos, aunque también hubo uno en Oslo, de acuerdo con un portavoz de la Casa Real noruega, según el cual siempre hubo más personas presentes.

El propio príncipe Haakon se reunió una vez con el financiero norteamericano en 2012 mientras la pareja estaba de vacaciones en la isla de San Bartolomé, un territorio francés de ultramar, ha precisado Palacio.

«Me gustaría expresar mis más profunda solidaridad a las víctimas de Jeffrey Epstein», ha dicho Mette-Marit. «Después de años de trabajo sobre temas relacionados con asuntos de salud internacional, vi de primera mano el tipo de daño que las agresiones sexuales hacen a mujeres y niños», ha subrayado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Virginia Giuffre vuelve a acusar de abuso sexual al príncipe Andrés en la BBC: «Él sabe lo que pasó»