La productora de «Gran Hermano» reconoce errores tras la presunta violación de Carlota

C. Aldegunde REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Carlota Prado, en el confesionario de «GH»
Carlota Prado, en el confesionario de «GH»

Tras meses en silencio, Endemol Shine Group, a la que pertenece Zeppelin TV, asegura que «ningún contenido se grabó con la intención de ser emitido»

27 nov 2019 . Actualizado a las 15:52 h.

Tras meses de silencio absoluto, la productora de Gran Hermano se ha pronunciado sobre las graves acusaciones que ponen en jaque a la organización del longevo reality. La exconcursante de GH Revolution inició después de su participación en el concurso acciones legales contra Jose María López, después de que presuntamente la violase cuando estaba en estado semiinconsciente. El juzgado consideró el pasado mes de octubre que hay indicios de que el concursante habría mantenido relaciones sexuales no consentidas estando su compañera casi «inconsciente». Desde entonces han trascendido numerosos detalles de la instrucción judicial, algo de lo que ni Mediaset ni Zepelin TV habían hablado hasta el momento. En las últimas horas, tras hacerse eco de la situación Variety, Endemol Shine Group, la matriz a la que pertenece Zepelin TV, emitió un comunicado reconociendo que hubo errores en cómo se gestionó este escándalo. 

Sobre lo ocurrido, la productora asegura que «tenemos protocolos en Big Brother que fueron seguidos por el equipo de España. El equipo de producción que estaba al mando por la noche sospechó que se había producido un incidente y lo comunicó a los productores ejecutivos del programa. Después de revisarlo, el concursante José María fue expulsado de la casa, mientras Carlota recibía apoyo de profesionales independientes. Tras varios días en el exterior, durante los cuales Carlota estuvo acompañada en todo momento y siguió recibiendo apoyo psicológico, ella decidió no presentar cargos y regresar al programa, con el apoyo de los psicólogos». 

Sobre la polémica de que la dirección grabó el momento en el que le mostraban a Carlota (que no sabía lo que había ocurrido) las imágenes de su presunta violación sin apoyo psicológico, aclaran que «nos gustaría enfatizar que ningún contenido se grabó con la intención de ser emitido». Y según ellos, «visto con perspectiva lamentamos que la conversación en la que Carlota fue informada tuviese lugar en el confesionario».