Las enfermedades que se disparan cuando ganas menos

Andrea Presedo
andrea presedo REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

La renta anual produce una brecha de salud entre los ciudadanos: la renta incide en las dolencias

18 nov 2019 . Actualizado a las 15:53 h.

Salud y dinero no deberían caminar de la mano, pero desgraciadamente, los datos ofrecen una realidad diferente. No solo en cuanto acceso a servicios sanitarios, sino en la aparición de determinadas enfermedades. Así lo demuestran las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Sanidad, donde se puede observar cómo la incidencia de algunas patologías es mayor en personas con umbrales de renta menores a los 18.000 euros anuales.

La brecha de salud se hace evidente en temas donde la alimentación juega un papel primordial, como puede ser la hipertensión en Galicia, donde la incidencia en personas con rentas medio-altas es de 137 por cada mil pacientes, mientras que en umbrales bajos aumenta a 199. Algo similar ocurre con la obesidad, que afecta tres veces más a las personas con pocos ingresos. «Las familias con rentas bajas tienen que optar por alimentos más baratos, que suelen ser los ultraprocesados. El consumo en exceso de estos productos deriva en sobrepeso, obesidad y, claro, hipertensión», explica Fátima Branco, nutricionista y farmacéutica.

Una de las recomendaciones principales para tratar esta última patología es reducir el consumo de sal, pero tal y como añade Viki Lorenzo, también nutricionista, «la mayoría de sal que consumimos no es la que le echamos a la comida, sino la que viene incluida en los ultraprocesados. La bollería, los refrescos y los dulces son más asequibles económicamente. No debería ser así».