«¡Hombres, violad a las mujeres!»

El filósofo Alain Finkielkraut desata la controversia en un debate televisivo con sus frases contra la teoría de la «cultura de la violación»


Alain Finkielkraut es un filósofo provocador que nunca evita polémica. Emisor recurrente de frases ideas y frases incómodas, el autor lanzó una reflexión durante el debate televisivo La Grande Confrontation, del canal LCI, que ha desatado la controversia en Francia. «Violar, violar, violar! Yo digo a los hombres: violad a las mujeres. Además, ¡yo violé a la mía todas las noches!», dijo para ctiricar lo que el denomina «neofemenismo». Así respondió a la feminista Caroline De Haas. Por su parte, De Haas le dijo que «al pronunciar estas palabras, medio riendo, trivializa la seriedad de la violación marital». Curiosamente el  tema del programa era «¿Son buenas todas las opiniones?», porque en él se abordaban los límites de la libertad de expresión

Los defensores de Finkielkraut señalan que usó una figura, una exageración, cuando cargaba contra los que sientas las bases de la llamada «cultura de la violación». El filósofo sostiene que hoy en día cualquier cosa es considerada una violación, desde «las bromas obscenas, el toqueteo y el flirteo». «Muchos investigadores consideran el cortejo como una práctica dentro de la cultura de la violación. Habría muchos violadores en Francia», apuntó. Pero la Comisión Audivisual de Francia, el órgano encargado de evaluar los conteidos televisivos en este país, no parece haber tomado a la ligera estas declaraciones, porque no considera suficiente el contexto. «No se da cuenta del impacto de sus palabras, porque las palabras tienen poder, para hacer daño o para reparar. Las víctimas se sentirán heridas y los violadores serán legitimados», apunta De Haas.

Finkielkraut lanzó su polémica frase en pleno intercambio de golpes sobre el caso de Roman Polanski, acusado de agredir 1977 por Samantha Geimer, que tenía 13 años. El autor defiende al cineasta y eso no es nuevo. El diario francés Le Monde recuerda que en una entrevista concedida al canal France Inter en el 2015 Finkielkraut consideró que este acto no podía describirse como «violación» y sostuvo que el director tampoco podía ser considerado un «pedófilo» porque Samantha Geimer había posado desnuda para Vogue Men. «Fue acusado de violación y ahora ella se ha reconciliado con él», agregó. Por su parte, De Haas le respondió que le estaba enviando un mensaje equivocado a las niñas al restarle credibilidad a la acusación.

Este mismo año Alain Finkielkraut fue víctima de insultos antisemitas. El sospechoso, un vendedor de teléfonos móviles residente en el este de Francia, fue identificado gracias a los numerosos videos que circularon en las redes sociales después de la agresión. El individuo llamó «sionista de mierda» al filósofo, que por su parte no se querelló.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

«¡Hombres, violad a las mujeres!»