Otro fin de semana de lluvias

La alerta se rebaja de naranja a amarilla, pero las lluvias seguirán azotando Galicia en los próximos días, con dos pequeñas treguas el sábado por la mañana y el lunes


redacción

Después de una semana dura de lluvia, vientos, olas gigantes y alerta roja, Galicia se enfrenta a un fin de semana invernal, aunque con algo menos de frío y más tranquilidad que los últimos días. El temporal de viento amainó este viernes en toda la comunidad, con rachas de 85 kilómetros por hora frente a los casi 125 alcanzados el jueves, aunque se mantuvo el fuerte oleaje en A Coruña, con olas de casi nueve metros y picos de más de 14, según informó Meteogalicia y Puertos del Estado.

En las últimas horas, la fuerte borrasca fría que nos azotó fue perdiendo fuerza, a modo de transición a la jornada de hoy. Durante el viernes se registraron rachas de viento de 85,1 kilómetros por hora en Penedo do Galo, en Viveiro (Lugo), y de 82 en Vimianzo (A Coruña). En cuanto al oleaje, a las ocho de la mañana todavía se registraron olas de casi nueve metros y picos superiores a los catorce.

La alerta naranja del viernes en la costa se rebaja este sábado a amarilla y afectará solo a la costa de A Coruña y Lugo. Será una jornada de transición a la espera el domingo de la llegada de un frente asociado a otra borrasca situada sobre las Islas Británicas. Así­, seguiremos con lluvias, algo más aisladas en el norte y este durante la mañana y cielos parcialmente nublados. Pero según avancen las horas las lluvias volverán a entrar por el Atlántico y se irán extendiendo por la noche a todo el resto de Galicia. Las temperaturas ascenderán ligeramente, aunque no se notará mucho en las mínimas, que oscilarán entre los cuatro y los ocho grados en muchas ciudades como Vigo, Lugo o Santiago.

El domingo volverán a predominar los vientos de componente norte que traerán más chubascos. Las lluvias serán intermitentes, más probables en el este y las temperaturas, esta vez sí ascenderán, por lo que la cota de nieve subirá hasta los 1200 metros. La mínima más baja la tendrá Lugo, con 6 grados, mientras que A Coruña, Ferrol y Vigo no bajarán de los 11.

La próxima semana seguirá la inestabilidad en el norte de la Península, porque se mantendrá el flujo de aire húmedo procedente del Atlántico. Aún así, el lunes será un día de transición antes de la llegada de otra borrasca. Comenzará la jornada con cielos nublados y algunas lluvias, pero con el avance de la jornada se abrirán claros y habrá que aprovecharlos, porque el agua volverá por la noche. No habrá cambios importantes en las temperaturas, pero parece que noviembre sigue su senda invernal y no podremos dejar el abrigo y el paraguas, al menos de momento.

Jueves de alertas en Galicia: más de 700 incidencias hasta las seis de la tarde

La Voz

Las olas llegaron a picos de 14 metros de altura en el puerto exterior coruñés, el viento alcanzó rachas de 124 km/h y la nieve llegó a las carreteras de la montaña de Lugo y Ourense. Hubo vuelos desviados en Alvedro y Peinador, y un reguero de árboles, letreros y cables caídos por toda la comunidad

Galicia vivió una difícil jornada desde primera hora. Hasta las ocho de la mañana cayeron al menos cincuenta rayos en la comunidad y el inicio del día ya era un presagio de lo que vendría después: viento, agua y nieve, variando de intensidad y orden según la zona y la hora. La única nota positiva es que no hubo víctimas mortales, aunque sí heridos en diferente grado. Parece que lo peor de la borrasca ha pasado y este viernes, aunque seguirá afectando a Galicia, tenderá a debilitarse a lo largo del día.

Este es un repaso de las incidencias más destacadas de esta jornada.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Otro fin de semana de lluvias