La bronca de Jorge Javier Vázquez y el enigmático adiós de Gianmarco a Adara

«Se va a arreglar, pero tú antes tienes que hablar con otras personas», le dijo el italiano. «Se sabe todo lo que hemos hablado», añadió, dejando a Adara en shock


Redacción / La Voz

GH VIP 7 vivió ayer otra noche de infarto. El público decidió expulsar a Gianmarco, eligiendo a Alba Carrillo como la concursante que se quedaba en Guadalix de la Sierra. Con esta situación, Jorge Javier Vázquez anticipaba una gala muy movidita, dando a conocer además que Hugo Sierra, la pareja de Adara, daba por rota su relación y no había acudido al plató a defenderla tras ver las imágenes de ella dentro de la casa con Gianmarco. Con el italiano ya expulsado, el programa centró todos sus esfuerzos en la presunta historia de amor entre los dos concursantes. 

Eso sí, cuesta creer los comentarios de asombro de Gianmarco y el shock de Adara, al enterarse de que el público sabía todo lo que habían hablado. «Aquí se ve todo, se sabe todo lo que hemos hablado en el confesionario… tú sigue tranquila, es una cosas que se va a arreglar pero tú antes tienes que hablar con otras personas antes que conmigo», le espetaba sin que desde la dirección de Gran Hermano lograsen evitarlo. Porque antes de que Gianmarco abandonase Guadalix le mostraron todo lo que había ocurrido en los últimos días, el supuesto edredoning, su acercamientos, sus caricias, las confesiones sobre sus sentimientos... Así que al despedirse de Adara, y pese a que Jorge Javier Vázquez le había advertido que no podía contar nada, Gianmarco se lo soltó todo a su amiga, dejándola completamente en shock. 

«No se puede hacer peor de lo que lo ha hecho tu hermano», le espetaba Jorge Javier Vázquez a Luca. Ya en plató, la tensión entre el familiar y el presentador no fue a menos sino que terminó por explotar. Con un Jorge Javier intentando que Gianmarco dijese lo que realmente sentía por Adara, hasta la madre de la concursante entró en escena. «Gianmarco, ¿tú estás enamorado de mi hija? Por favor, di la verdad», le pedía Helena. 

Gianmarco decía que sí. Pero al poco su hermano Luca se levantaba para defenderlo de lo que él consideraba un «interrogatorio policial». 

«Él está en estado de shock. No se le puede hacer preguntas ahora. Parece un interrogatorio policial», decía Luca, en un momento un poco de locura para el espectador ya que no habla español, y se escuchaba al mismo tiempo al italiano, al doblador y el ruído del público. 

«Esa intimidad que han tenido ellos no ha sido una intimidad de amistad, ha sido una intimidad de pareja», se justificaba el presentador. «Le habéis obligado. No lo puedo ver así. No me lo podéis machacar así. Respetadle. ¿No veis cómo está? Ha dicho que le gusta, ¿qué más tiene que hacer? Te escucho, pero respeta a mi hermano», le respondía Luca. «Me parece que este programa ha tratado esta relación con un respeto extremo porque hay una persona que está sufriendo, que es Hugo, y Adara acaba de ser mamá. ¿Tú crees que estamos tratando mal a tu hermano?», le decía Jorge Javier Vázquez. «No, pero no está bien hacerlo ahora», le pedía el italiano. 

«Entonces, ¿cuándo quieres que lo haga? ¿Dónde estamos? Soy el presentador de este programa y voy hacerlo como creo que debo hacerlo, así que siéntate porque si no tendré que expulsarte del programa», le advertía el presentador, generando una situación de gran tensión en el plató, ya que Gianmarco amenazaba con ir se si expulsaban a su hermano. «Muy mal que en tu último programa actúes así, muy mal. El trato que nos has dado creo que no nos lo merecemos», zanjaba la polémica Jorge Javier. 

Mientras Joao y Adara se enteraron de que Gianmarco había sido el expulsado y la casa nominó de nuevo. 

Antonio David, el que más puntos recibió, fue de nuevo salvado, en esta ocasión por Noemí Salazar, que le cambió por Joao. Así esta semana se juegan la expulsión Joao, Adara y Hugo Castejón. 

GH VIP 7 logró  3.492.000 espectadores y un 33,6 % de cuota de pantalla, siendo la segunda gala de la temporada con más audiencia. 

«GH VIP» es el nuevo «Sálvame»

Mónica Pérez
El cabreo de Mila Ximénez en «GH VIP 7»

El programa bate sus propios récords logrando un 30 % de cuota de pantalla. Estas son las claves para entender el éxito de audiencia del «reality»

Gran Hermano se estrenó por primera vez en España presentado como un experimento sociológico en el año 2000. Hay quien defiende que lo fue y lo cierto es que la primera edición logró unos datos de audiencia que casi veinte años después ni se recuerdan: más de la mitad de los españoles lo veía y solo tres de cada diez se perdieron la final que ganó Ismael Beiro. Dieciocho ediciones de anónimos después (con reencuentro incluidos) y siete de famosos, el reality vive una nueva época dorada. Cada noche de emisión (tres a la semana) se convierte en líder imbatible de audiencia. En el ecuador del concurso, Mediaset confirma que sus galas tienen un promedio del 30,3 % de cuota de pantalla y 2.969.000 espectadores. Son los mejores datos que obtiene el formato con famosos en toda su historia y Mediaset no lograba datos semejantes con el reality desde el año 2002, en Gran Hermano 3, justo la que ganó el gallego Javito y que supuso el salto a la fama de Kiko Hernández. ¿Cómo se explica el éxito de un formato tan asentado en la parrilla, que lejos de cansar al espectador, cada vez parece engancharlo más? Estas son algunas de las claves que explican porqué GH VIP 7 ha conquistado al público.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La bronca de Jorge Javier Vázquez y el enigmático adiós de Gianmarco a Adara