Concluye la investigación sobre la listeria con 6 detenidos y 17 toneladas incautadas

Agencias LA VOZ

SOCIEDAD

El gerente de Magrudis y su hijo mayor permanecen en la cárcel desde finales de septiembre

07 nov 2019 . Actualizado a las 19:13 h.

La Guardia Civil ha concluido ya la investigación abierta tras los casos de listeriosis con un total de 17 toneladas de productos afectados incautadas y ocho personas investigadas, de las cuales seis fueron detenidas y dos ya están en prisión provisional sin fianza.

El gerente de Magrudis, José Antonio Marín, y su hijo mayor, Sandro, son las dos personas que permanecen en la cárcel desde que el pasado 26 de septiembre la jueza de instrucción número 10 de Sevilla, Pilar Ordóñez, ordenara su ingreso por presuntos delitos contra la salud pública, tres homicidios por imprudencia grave, dos abortos y lesiones.

La Guardia Civil ha informado de la operación Monocy, una investigación que ha llevado a cabo el Seprona en coordinación con Europol y que ha determinado que los responsables de las empresas implicadas conocían la presencia de la listeria en sus productos desde finales del año pasado.

Según el instituto armado, los investigadores mantienen que al menos tres de los investigados sabían que un lote etiquetado con fecha de 20 de diciembre de 2018 había dado positivo en listeria.

Los responsables de la empresa no informaron a las autoridades competentes de este resultado. Además, tampoco ha quedado acreditada la retirada de estos productos afectados ni su destrucción, añade la Guardia Civil.

Para el instituto armado, este primer lote sería la causa de varios episodios de intoxicación en la provincia de Huelva.

La información recabada en los registros -de las empresas familiares y de los domicilios- confirmó las sospechas y amplió las pesquisas con la aparición de nuevos indicios. Así, el número de investigados aumentó entonces a ocho. En total, se han intervenido 17 toneladas de productos que están siendo incinerados en una cementera de Jerez de la Frontera (Cádiz).

Del análisis inicial de la alerta sanitaria, se comprobó que el primer brote de intoxicación se produjo el 5 de agosto de este año en la provincia de Sevilla, aunque los primeros positivos de listeria no se detectaron hasta el 20 de agosto.