La princesa Leonor cumple 14 años

El próximo lunes celebrará su primer acto público en Cataluña entre grandes medidas de seguridad


Redacción

La princesa Leonor celebra este jueves su 14 cumpleaños en vísperas de que el próximo lunes, 4 de noviembre, protagonice su primera visita oficial a Cataluña para participar en Barcelona en la entrega de los Premios Princesa de Gerona junto a los reyes y su hermana, la infanta Sofía, según Efe. Leonor de Borbón llega a los 14 años después de que hace dos semanas viviera uno de los momentos de más relevancia en su trayectoria como heredera a la Corona, cuando pronunció su primer discurso en los Premios Princesa de Asturias de Oviedo, con la misma edad que lo hizo su padre.

A ese estreno unirá el de su presencia en los actos previstos el lunes y martes en el Palacio de Congresos de Barcelona, en un contexto marcado por los disturbios ocurridos en las dos últimas semanas tras la sentencia del «procés». Como en Oviedo, se espera que haga una breve intervención, con algunas palabras en catalán, si bien la casa real no ha concretado aún el papel completo que tendrá la princesa.

Este año, al igual que el pasado, ha estado marcado por un mayor número de apariciones públicas de la heredera dirigidas a incrementar su presencia institucional en actos oficiales. «Se está preparando con enorme afán y responsabilidad, con unos padres que le transmiten cariño, exigencia y sentido de la responsabilidad para ese futuro que para ella va a ser de servicio permanente a España», reveló el rey el pasado lunes en el congreso de la empresa familiar.

El día que la princesa cumplió 13 años, pronunció sus primeras palabras con la lectura del artículo 1 de la Constitución, un momento simbólico que ha tenido su continuidad con la alocución en Oviedo. No es la única ocasión en la que su aniversario ha coincidido con algún episodio especial. Cuando alcanzó los doce años, la Casa del Rey publicó en su página web su primera fotografía oficial. En el 2015, cuando cumplió diez, Felipe VI decidió concederle el Collar del Toisón de Oro, que le fue impuesto el 30 de enero del pasado año, en el 50 aniversario del monarca, al tiempo que se creó el guión y estandarte de la princesa de Asturias.

Otro cumpleaños especial fue el de los nueve, al ser el primero que celebró como heredera al trono, después de que su padre fuera proclamado rey en junio. Sus apariciones en los últimos meses han permitido conocer algo más a la princesa, de quien sus padres han procurado preservar al máximo su intimidad durante su infancia.

Por su comportamiento y por cómo habló en Oviedo, la primogénita de los reyes ha mostrado tener un carácter sereno, aunque no ocultó estar «algo nerviosa» en la víspera de intervenir. «Es tranquila por naturaleza», apuntan fuentes cercanas a su entorno familiar, que admiten que es más tímida que su hermana Sofía, que en público ha mostrado un carácter más extravertido. En las salidas privadas con los reyes que han trascendido a los medios se han podido conocer algunas de las aficiones de Leonor de Borbón.

Entre ellas, destacan el ballet, el teatro, el cine y la música, como refleja su asistencia a espectáculos de danza como Giselle o Antígona, películas como El rey León y la última de Brad Pitt o conciertos como el del violinista Ara Malikian. La princesa cursa tercero de la ESO en el colegio privado Santa María de los Rosales de Madrid. El primer día de clase de este curso posó con sus padres y su hermana a la entrada del centro, una imagen que hacía varios años que no se daba.

En ella, se vio a la princesa con la mochila oficial del Comité Olímpico Español que le regalaron hace dos años con motivo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, un detalle que conecta con su gusto por la actividad deportiva. En Oviedo, la princesa citó una breve frase en inglés con una pronunciación perfecta, lo que denota que tiene un alto nivel en este idioma, a lo que ha contribuido el que haya estado en los dos últimos veranos en un campamento en Estados Unidos con su hermana. 

Leonor inicia el camino para ser reina

Martín Bastos

Princesa por destino y por obligación, la primogénita de Felipe y Letizia afronta hoy un paso institucional significativo en su papel como heredera con la lectura de su primer discurso en Oviedo

Los niños son niños no importa lo alta que sea su cuna. Hace unos años, los pequeños del exclusivo colegio Santa María de los Rosales tenían curiosidades propias de su edad acerca de la compañera Leonor de Borbón Ortiz. Un día, uno de ellos le preguntó sin rodeos por qué ella salía tanto en las revistas que leía su abuela. Y la niña, pequeña por entonces, respondió: «Porque vivo en la casa de un príncipe». Para Leonor, última descendiente de un vasto linaje monárquico, los cuentos de reyes y reinas siempre han tenido un matiz más terrenal que ese mundo onírico que las coronas evocan para el resto de las criaturas. Blindada junto a su hermana Sofía en una infancia reservada y ajena al ojo público, poco a poco la hija mayor de los reyes Felipe y Letizia ha ido descubriendo que para ella el hecho de convertirse en una princesa heredera no es el disfraz de un día, sino que constituye un destino y una obligación que se hace cada vez más real.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La princesa Leonor cumple 14 años