Carmen Castresana: «Los científicos gallegos deben competir más por los proyectos internacionales»

Castresana, miembro del comité científico externo que asesora a la Xunta, aboga por un sello común para visibilizar en el exterior a los centros singulares que hay en la comunidad


redacción / la voz

La red de centros singulares de investigación de Galicia debería crear una marca propia para ganar visibilidad a nivel nacional e internacional que les permita aumentar su competitividad. Es una de las recomendación de la profesora de investigación del CSIC y ex directora del Centro Nacional de Biotecnología Carmen Castresana, una de las integrantes del Comité Científico Asesor dos Centros de Investigación Singulares e Agrupacións Estratéxicas de Galicia, que ayer se reunió en Santiago.

-Desde una visión fuera de Galicia, ¿cómo ve la ciencia que se hace en la comunidad?

-Nuestra misión como comité asesor es evaluar la creación, financiación y promoción de los centros singulares y, desde la Xunta, se está haciendo un esfuerzo muy importante que espero que acabe de fructificar, porque aquí hay buenos grupos y buenos centros y nosotros queremos ayudarles a rentabilizar el trabajo que se está haciendo.

-Sin embargo, en Galicia solo hay un centro excelente a nivel nacional con la acreditación María de Maetzu y ninguno con el sello Severo Ochoa.

-Lo que ocurre es que hasta ahora son grupos o centros que pertenecen a una universidad, por lo que lo que hace falta es que ellos mismos se den más relevancia como centros, darles más visibilidad para ser más conocidos a nivel nacional e internacional.

-¿Deberían ser más independientes de la universidad?

-Ser más independientes y tener una gestión diferenciada, pero la universidad debería darles una mayor visibilidad para que sean un poco más conocidos a nivel nacional, como ha ocurrido con los Ikerbasque en el País Vasco. Habría que darles la patina de centros singulares de investigación de Galicia.

-¿Se refiere a que tendrían que tener un sello propio?

-Sí, formar una red de centros singulares con sello propio en una marca que sea reconocida en el resto de España, aunque cada uno de ellos siga asociado a su universidad. Ahora mismo veo aquí muchas posibilidades, mucho potencial, existe una buena inversión y a los investigadores Ramón y Cajal, por ejemplo, se les ayuda mucho, por lo que creo que si se aumenta la visibilidad de los centro también les ayudaría a retener el talento en Galicia.

-¿Podría decirse que necesitamos vendernos mejor?

-Pues sí, me parece que eso sería muy bueno.

-¿Qué más necesitamos?

-Los investigadores gallegos deben competir más por la financiación nacional e internacional. Es verdad que aquí, y eso es muy positivo, la financiación regional es muy buena. Esto para los grupos es muy importante, pero a la vez puede acomodarlos e incitarlos a competir menos por proyectos nacionales e internacionales. Y esto también es muy importante, porque te da visibilidad y competitividad. En cualquier caso, disponer de una buena financiación es una gran oportunidad para los investigadores gallegos que deben aprovechar.

-Me está diciendo que los investigadores gallegos tienen una buena financiación. Seguramente muchos no estén de acuerdo.

-Me refiero a que es buena en comparación con otros sitios de España. En Madrid, por ejemplo, la financiación de la comunidad es casi nula.

-Pero ni en Galicia, ni tampoco en España, somos capaces de retener y atraer el talento.

-Es verdad que es difícil, porque las estructuras para atraer el talento no están lo suficientemente asentadas. Es muy difícil garantizar un futuro a los investigadores que vienen de afuera. Por eso creo que es más importante retener a la gente más joven, que poco a poco se incorpora al sistema y ya sabe a qué atenerse.

«Los jóvenes investigadores están muy quemados y ven el futuro muy negro»

 

 

Carmen Castresana asegura que la financiación de la ciencia aún está muy lejos de estar normalizada con respecto a la inversión que se hacía antes de la crisis.

-¿Ha mejorado la financiación de la ciencia en España o seguimos igual de mal?

-Yo diría que si ha experimentado alguna mejoría ha sido muy poca. Desde la famosa crisis económica que sufrimos, en la que se redujeron mucho los presupuestos, la financiación de los grupos es menor. Y es algo que se aprecia, porque antes era más fácil tener uno o dos proyectos y ahora la gente tiene uno o ninguno. Desde luego no se ha restablecido, ni mucho menos, el nivel en el que estábamos.

-¿Cómo lo notan en su día a día?

-Es algo que se ve en los centros, en los que hay menos personal, menos gente, menos actividad y la gente joven está menos estimulada. Los jóvenes investigadores están muy quemados y ven el futuro muy negro, por lo que si encuentran otra cosa muchos lo acaban dejando.

-Y muchos grupos de investigación están desapareciendo.

-Sí. Tener en los centros grupos que no están financiados es un problema para ellos, para el centro y para el ambiente en general. Y lo que se consigue es que la gente pierda el estímulo, lo que es muy malo para un trabajo que tiene mucho de vocacional.

-Una pregunta sobre su trabajo, ¿algún día Europa desbloqueará los cultivos transgénicos?

-Llevan muchos años bloqueados en Europa y supongo que la situación seguirá igual. Lo veo muy difícil, porque ha habido mucha opinión en contra que creo que ha vencido. ¿Que está justificada? Seguramente no.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Carmen Castresana: «Los científicos gallegos deben competir más por los proyectos internacionales»