Tomar la pastilla para la hipertensión antes de dormir reduce a la mitad las muertes por infartos

Así lo confirma un estudio liderado por la Universidad de Vigo en el que se ha seguido a 19.000 pacientes durante seis años


redacción

¿Cuál es la mejor hora para tomar la medicación contra la hipertensión? Los científicos hace ya algunos años que lo tienen claro, pero el mayor estudio que se ha hecho a nivel internacional sobre cronoterapia lo acaba de confirmar: por la noche. Las personas que toman las pastillas antes de dormir tienen cerca de la mitad de riesgo de muerte, un 45 % menos, por un ataque al corazón, un infarto de miocardio, un derrame cerebral o por una insuficiencia cardíaca en comparación que aquellos que la ingieren en el momento de levantarse.

Así lo ha demostrado un estudio liderado por el Laboratorio de Bioenxeñaría e Cronobioloxía de la Universidade de Vigo, dirigido por Ramón Hermida, que ha llegado a la conclusión, que corrobora otros estudios previos del mismo equipo, después de realizar un seguimiento a 19.084 pacientes -10.614 hombres y 8.470 mujeres- diagnosticados como hipertensos durante más de seis años. La investigación, que implicó a 40 centros de atención primaria y a 292 médicos del Servicio Galego de Saúde (Sergas), se acaba de publicar en la revista científica European Heart Journal, la de mayor impacto en el ámbito de la cardiología. Recoge los resultados del proyecto Hygia, en el que el grupo gallego lleva trabajando durante años.

«Os doutores tomaron a presión arterial dos pacientes cando estes se uniron ao estudio e tamén en cada visita clínica posterior», explica el coordinador del trabajo, Ramón Hermida. Durante el seguimiento de los pacientes, 1.752 murieron por problemas cardiovasculares o experimentaron un infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca o revascularización coronaria.

Los datos de la monitorización ambulatoria de la presión arterial mostraron que los pacientes que tomaban la medicación en el momento de ir a dormir tenían una presión arterial promedio significativamente más baja, tanto por la noche como durante el día, aunque disminuía aún más durante las horas nocturnas, en comparción con los que recibían las pastillas durante el día. «Unha disminución progresiva da presión arterial sistólica pola noite durante o período de seguimento foi o preditor máis significativo dun risco reducido de enfermidade cardiovascular», destaca Hermida.

Las pautas actuales sobre el tratamiento de la hipertensión no mencionan ni recomiendan ningún momento preferible para el tratamiento, aunque la administración matutinta solía ser la indicación más común.

La investigación concluye otro aspecto no menos relevante: el mejor momento para medir la tensión arterial y determinar así el riesgo cardiovascular es durante las horas de sueño, ya que es el indicador más fiable. «Determinamos -corrobora Hermida- que a presión arterial sistólica durante o sono é o marcador máis significativo de risco cardiovascular, con independencia de que a presión arterial na clínica estivese alta ou baixa».

Errores de diagnóstico

Esta conclusión cuestiona la forma en la que la hipertensión arterial se viene diagnosticando en los últimos 50 años, ya que los autores del estudio consideran que basarse únicamente en una presión arterial elevada en clínica lleva a errores diagnósticos en más del 40 % de la población. «Por tanto -sostiene Hermida-, a día de hoxe hai persoas, mal chamadas pacientes, que están a recibir tratamento cando realmente non o precisan, e hai unha elevada porcentaxe de persoas, arredor do 25 % ou 26 %, que teñen elevada presión durante o sono que non son identificados como tales, polo que non se lle fai monitorización ambulatoria e, polo tanto, teñen un elevado risco cardiovascular».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Tomar la pastilla para la hipertensión antes de dormir reduce a la mitad las muertes por infartos