Galicia, de corredor de aire frío a otro cálido

El fin de semana los vientos del sur provocarán un aumento importante de las temperaturas. Un paréntesis antes de que el intenso deshielo en el Ártico pueda anticipar un invierno más frío de lo normal en Europa


Redacción

Desde hace unos días la sensación a primeras horas de la mañana está siendo de frío intenso. El abrigo y la bufanda se han vuelto imprescindibles. La pasada madrugada el termómetro registró valores negativos en muchas localidades del interior de la comunidad. En Xinzo descendió hasta 1,2 grados bajo cero. El ambiente gélido es el resultado de una combinación entre un proceso natural, propio de la época del año, y la posición que ocupan el anticiclón y las borrascas.

En primer lugar, debido a la progresiva pérdida de radiación solar en el hemisferio boreal, el aire frío que había estado confinado en el extremo norte durante el verano comienza a descender en latitud. Esto alimenta la formación de borrascas, que ahora se forman con más frecuencia e intensidad. Una de ellas afectó a Galicia el pasado fin de semana. El sistema de bajas presiones se alió con el anticiclón de las Azores para crear un corredor de aire gélido que dejó precipitaciones intensas y también las primeras nevadas en la montaña de Ourense.

Ese aire frío de origen polar se instaló en la comunidad gallega y aprovechándose de la configuración atmosférica ha provocado que el mercurio descienda de forma tan notable ya que las altas presiones han reforzado su influencia sobre Galicia. En condiciones anticiclónicas el cielo está despejado. Y de noche, sin nubes que atrapen el calor que la superficie terrestre emite hacia el espacio, las mínimas pueden descender hasta registrar cifras por debajo de los cero grados. Además, cuando coinciden el aire frío y el anticiclón suelen originar nieblas en el interior que intensifican todavía más la sensación térmica. La situación actual favorece grandes contrastes térmicos, con una oscilación que supera los 22 grados entre la máxima más alta y la mínima más baja.

Las temperaturas presentan actualmente una anomalía negativa
Las temperaturas presentan actualmente una anomalía negativa

A partir de este miércoles los valores nocturnos serán algo más elevados ya que se espera un aumento de las nubes que atraparán parte de la energía calorífica y la devolverán al suelo. En este sentido el vapor de agua, que es un gas de efecto invernadero natural, actúa calentando la Tierra del mismo modo que lo hacen el metano o el dióxido de carbono de origen antropogénico.

El jueves la lluvia tomará el testigo del frío. Un frente barrerá la comunidad gallega dejando precipitaciones generalizadas y más intensas en el litoral de la provincia de A Coruña por la mañana. La bufanda podrá quedarse en casa pero no el paraguas. 

;
Otoño con pinta de invierno en algunos puntos del norte de España 10 grados menos entre la semana pasada y hoy.

Corredor de aire cálido

Para el fin de semana los modelos apuntan a una recuperación del tiempo seco e incluso cálido debido a la combinación de tiempo anticiclónico y a un nuevo corredor, este vez de vientos del sur, que formarán las altas presiones situadas al este de la Península y otra borrasca localizada al oeste, en el Atlántico. Las temperaturas serán más elevadas respecto a los valores normales que suelen registrarse a finales de octubre, con máximas por encima de los veinte grados en la mitad sur de la comunidad. Las noches serán además mucho más agradables ya que las mínimas se moverían entre los 12 y los 16 grados. Después regresará de nuevo el frío otoñal. 

El fin de semana se esperan anomalías térmicas positivas
El fin de semana se esperan anomalías térmicas positivas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Galicia, de corredor de aire frío a otro cálido