La mano de King-Kong está en Laxe

e. v. pita VIGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Son rocas que retan a la imaginación. El sendero que une Vimianzo con la playa de Traba, en Laxe, y con Camelle, en Camariñas, está salpicado de un zoo pétreo: tortugas, camellos, un Dino-bebé y la mano de King -Kong

08 nov 2019 . Actualizado a las 20:22 h.

Al mirar las nubes, la mente juega a distinguir extrañas formas de figuras y objetos. Es como un test de Rorschach, donde el paciente interpreta las manchas borrosas que ve pintadas en un papel. La imaginación no tiene barreras y juega malas pasadas pero esta vez es verdad: el zoo pétreo de la Costa da Morte es auténtico. Los senderistas que caminan desde Pasarela, en Vimianzo, a Mordomo y la playa de Traba, en Laxe, y Camelle, en Camariñas, distinguen perros, patos, camellos o tortugas en las rocas graníticas labradas durante millones de años. Cuesta verlos, pero están ahí.

Para iniciar este tour zoológico, el excursionista que sale de Vimianzo debe ir a Pasarela e iniciar un circuito de senderos kilométricos pasando por Os Penedos da Cachucha e Pedra da Barca (recuerda a la popa de un barco), os Penedos da Forcada (una mole granítica que parece una garra en alto o un apero agrícola), la Torre da Moa (un castillo pétreo que corona un monte) y As Penas de Mordomo.

Por el camino, el visitante reconoce todo tipo de figuras. La primera es una barca gigante, una roca de 50 metros de longitud y diez de altura, ovalada en forma de popa. Cerca, una empresa extrajo piedra, pero la cantera fue parada tras las protestas vecinales por profanar tan ancestrales rocas. Más adelante, otra piedra recuerda la cara de un locutor hablando por un micrófono y una mole ovalada (el caparazón) con un saliente (la cabeza) parece una tortuga.