El niño que estuvo 7 minutos muerto no tiene cuidador propio en el colegio

El informe de escolarización indica vigilancia constante y Educación aduce que en el centro ya hay dos auxiliares


a CORUÑa / LA VOZ

El inicio de curso para Miguel, como para todos los que empiezan el cole, fue especial. En su caso, quizá un poco más. Miguel es el pequeño coruñés que el 20 de diciembre del 2017 fue rescatado in extremis de una muerte súbita. «Estuvo siete minutos muerto», contó su madre, Alexia, del interminable tiempo que su niño dejó de respirar. Después, ya en el hospital, se repitieron otras tres paradas cardíacas y todavía hoy lleva en su cuello la traqueotomía que entonces tuvieron que abrirle para respirar. El día del estreno escolar, Miguel estaba otra vez ingresado en el materno de A Coruña, de modo que su curso empezó con un retraso que, después de lo ya vivido, poco suponía en realidad. Quizá por eso le pesen más otros obstáculos que siguen complicando los tres años de Miguel para poder sentarse, como todos los niños de su edad, al pupitre.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee sin límites las noticias de La Voz, accede a los contenidos exclusivos y disfruta de la lectura sin publicidad intrusiva, gratis durante los próximos 30 días
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

El niño que estuvo 7 minutos muerto no tiene cuidador propio en el colegio