Un inesperado descubrimiento en Saturno

El planeta gigante de los anillos está más acompañado de lo que parecía

Os aneis de Saturno fotografados pola sonda Cassini
Os aneis de Saturno fotografados pola sonda Cassini JPL-Caltech Space Science Institute

El invento del telescopio le permitió a Galileo Galilei observar en una noche del año 1610 cuatro lunas que orbitaban alrededor de Júpiter: Ío, Europa, Ganímedes y Calisto. El astrónomo italiano había descubierto que la Tierra no era la única con una compañera cósmica. Desde entonces la lista de satélites naturales conocidos no ha dejado de aumentar. Hasta ahora la encabezaba Júpiter con 78, pero un telescopio situado en Mauna Kea (Hawái) acaba de localizar veinte nuevos objetos alrededor de Saturno, que suma 82 y se sitúa en lo más alto. «Son planetas gigantes, mil veces más grandes que el nuestro. Esto provoca que la gravedad sea también mucho más intensa y, por ello, tienen tantos satélites en su órbita», explica el astrónomo Borja Tosar.

Las lunas puede nacer de tres maneras diferentes. Se forman, por ejemplo, al mismo tiempo que el planeta, a partir de una nube de gas y polvo. «Es posible también que pase cerca un objeto y el planeta lo atrape. Este es el caso de los dos satélites de Marte. Y además los propios cuerpos que hay en órbita estallan o colisionan entre ellos y generan otros nuevos», sostiene Tosar. Este último parece ser el origen de los veinte satélites encontrados recientemente. «Proceden de un satélite más grande que se rompió por una colisión con otro cuerpo que viajaba por el sistema solar», confirma el astrofísico. 17 de las lunas mantienen una dirección retrógrada, contraria al sentido de la rotación de Saturno y tres a favor. «Esto no ha terminado. Ahora mismo el planeta con anillos se sitúa líder pero la liga de las lunas continua. A medida que la tecnología avance iremos descubriendo más. Todavía quedan muchas sorpresas por conocer en nuestro vecindario cósmico», reconoce.

En el pasado la comunidad astronómica internacional protagonizó un polémico debate sobre la definición de planeta, que relegó a Plutón a una subcategoría. De la misma forma podría haber otro sobre el concepto de luna, ya que no todas son iguales. «Los satélites de Marte son como dos patatas y, de hecho, tienen esa forma. Sin embargo, en Saturno y Júpiter hay lunas más interesantes que muchos planetas y algunas incluso son candidatas para albergar algún tipo de vida.

;
¿Más de 100 planetas en el Sistema Solar? Los científicos de la misión New Horizons de la Nasa, que permitió llevar una sonda hasta Plutón, piden que se vuelva a debatir sobre la definición de planeta.

En Encélado, que orbita Saturno, podría haber un océano de agua líquida debajo de su superficie helada y contener vida como la conocemos. En Titán llueve. Es decir, hay una dinámica atmosférica compleja. Y aunque no hay agua líquida sí existe el metano líquido. Quizás podría contener una vida basada en algo diferente al carbono. Por tanto, para hacer justicia quizás deberíamos referirnos a estos lugares como mundos y no como lunas», terminar Tosar.

;
¿Hay vida en nuestro Sistema Solar? El reciente descubrimiento de hidrógeno en la luna de Saturno, Encélado, podría ser la prueba definitiva de la existencia de seres vivos debajo de su superficie congelada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Un inesperado descubrimiento en Saturno