Billy Bob Thornton: «No es necesario vivir asustados, la salud es lo único que debemos cuidar»

Músico, intérprete y escritor ocasional, no encarnaría a Stalin o a Jobs, asegura, porque necesita identificarse con sus papeles


Los Ángeles / Colpisa

Billy Bob Thornton (Springs, EE.UU., 1955) es un actor acostumbrado a interpretar personajes inadaptados, villanos de poca monta, hombres incómodos dentro de su piel. Uno de los más emblemáticos que ha creado es el de Billy McBride, un abogado de causas perdidas, todo un romántico que no duda en enfrentarse a sus viejos y poderosos socios o al enemigo más gigante. Protagonista de la interesante serie Goliath, acaba de comenzar la emisión de la tercera temporada en la plataforma Amazon, en un proyecto al que llegó tras ganar el Globo de Oro a mejor actor por otra ficción televisiva: Fargo.

Hace solo unas semanas estrenó el filme En mil pedazos, donde el actor y guionista -ganador de un Óscar por el guion adaptado de El otro lado de la vida y dos veces más candidato a la estatuilla- daba vida a un jefe de la mafia ingresado en una clínica de rehabilitación y que se convertirá en la mano amiga de un joven adicto. La película, dirigida por Sam Taylor-Johnson, adapta para el cine una novela autobiográfica de James Frey en la que da cuenta de su propia historia con las drogas.

Y sigue con su banda californiana de rock The Boxmasters, con la que, desde que la fundó en el 2007, publicó ya ocho álbumes. Con ella canta en varios locales de la zona de Los Ángeles.

-Lleva varios años encadenando trabajos en el cine y la televisión. ¿Ha encontrado la estabilidad?

-Nunca en toda mi trayectoria había tenido la oportunidad de elegir dentro de los papeles que me ofrecían. Tengo 64 años y una situación perfecta en mi carrera. Ruedo una película, hago un disco, me voy de gira y estoy con mi familia.

-Regresa con «Goliath». ¿Le ha sorprendido su repercusión?

-Yo mismo estoy sorprendido, pero es que David E. Kelley, su creador y guionista [junto a Jonathan Shapiro], es un genio. Es una fábula de David contra Goliat, y eso siempre es atractivo para el público. Todos queremos ver al débil superando al fuerte, es algo relevante en los tiempos que vivimos, porque el mundo se está volviendo muy loco. Un tipo como este, que se parece mucho a mí, nunca se redime por completo. Tiene un sentido de la justicia muy complicado aunque es abogado. Él tiene que trabajar siguiendo las reglas, pero las reglas no siempre son aplicables.

-¿Cómo mantiene el mito de Billy Bob Thornton?

-Hablo mucho con la prensa y eso alimenta el personaje. Soy un tipo muy abierto aunque no muy público, porque mi vida es de puertas para dentro. Charlo con la prensa, insisto, pero no me vas a topar hablando de mis trajes. Para empezar porque siempre visto con el mismo, desde hace veinte años. Tengo uno que compré en Inglaterra y que me pongo cada vez que tengo que ir a un evento. Es el mismo de la última vez.

-Y «En mil pedazos», ¿por qué decidió hacer este filme?

-Me gustó la historia. Todos hemos perdido a alguien por culpa de las malditas drogas. Me impactó el libro de James y su paso por este centro de rehabilitación. Fue un rodaje de 20 días muy sencillo.

-¿Cómo explica su personaje?

-Es un hombre con sus propios temores, que abraza a este joven y le enseña a vivir de otra manera. Su amistad es importante porque nunca pretende ser quien no es, y eso es lo mejor que tenemos todos. Debemos ser valientes y mostrarnos tal cual somos.

-¿Qué lección deja este filme?

-Este filme habla de lo importante que es vivir al día, sin miedos, presente en cada cosa que uno hace. Creo que no es necesario vivir con temores, asustados. La salud es lo único que debemos cuidar para no perder el tiempo.

«Cuando toco en directo con mi banda, los fans me dan algo que no puedo encontrar en ningún otro sitio»

Los personajes que encarna Billy Bob Thornton parecen tener, siendo muy diferentes, unas características muy definidas.

-Me siento atraído por personajes con un alto sentido de la justicia y de la igualdad. En cierta manera, soy un tradicionalista a quien no le gusta cambiar y que considera que la sociedad es cada vez más débil.

-A lo largo de los años ha elegido de forma cuidadosa sus papeles, para evitar dar pasos en falso.

-No interpreto nada que no esté dentro de mi rueda. Puedo interpretar muchos papeles y cambiar mi físico constantemente, pero todos esos personajes tienen un hilo que les une. Son personajes con quienes identifico a alguien que conozco, que sé quienes son y cómo funciona su vida. Cuando me llaman para interpretar a Josef Stalin o Steve Jobs siempre les digo que han tocado en la puerta equivocada. Yo no interpreto esos papeles porque jamás he querido hacer una imitación de alguien. Vivo una vida muy ecléctica, conozco a mucha gente y quiero interpretar a toda esa gente que conozco en el cine. Puede que guste o no lo que hago, pero puedo decir con total sinceridad que todo lo que hago es realmente honesto.

-Es músico, además de actor.

-Sí. Soy el tipo que se enamoró de la música con los Beatles, los Beach Boys y los Kinks. Todas esas bandas convirtieron el rock en un clásico. La música es parte de mi vida, me gusta tocar con mi banda y sentir la energía del escenario. Actuar y escribir está bien y es mi vida, pero el escenario es otra cosa. Cuando toco en directo con mi banda, los fans me dan algo que no puedo hallar en ningún otro sitio. Es un sentimiento increíble y excitante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Billy Bob Thornton: «No es necesario vivir asustados, la salud es lo único que debemos cuidar»