Un tribunal alemán dictamina que la resaca es una enfermedad

Los jueces argumentan que la ingesta abusiva de alcohol provoca cambios en el estado normal del cuerpo


redacción

Cansancio, sudoración, boca pastosa, aumento de la frecuencia cardíaca, náuseas, mareos, un intenso dolor de cabeza, malestar general... Todos estos y alguno más son los síntomas más evidentes de la resaca, el mal trago que se pasa después de una noche de borrachera. Un mal pasajero, pero terrible, para el que existen múltiples y variados remedios, pero solo uno verdaderamente eficaz: no abusar del alcohol. O quizás no sea tan pasajero, porque un tribunal de Frankfurt (Alemania) acaba de dictaminar que la resaca es una enfermedad, ya que provoca cambios «en el estado o en la actividad normal del cuerpo», aunque sean «pequeños o temporales».

El fallo responde a la denuncia que una asociación presentó contra una empresa dedicada a la distribución y comercialización de un suplemento alimenticio que presentaba como una «bebida contra la resaca». La empresa prometía hacer desaparecer los síntomas de la resaca gracias a una bebida y una barrita energética, algo que la entidad denunciante consideraba que era un engaño ante la ausencia de evidencias científicas que sustentasen el supuesto efecto benéfico del producto. Un argumento que la justicia también acabó haciendo suyo. 

«La información sobre un producto alimenticio no puede atribuir ninguna propiedad para prevenir, tratar o curar una enfermedad humana ni dar la impresión de tal propiedad», sostiene la sentencia del tribunal alemán, tal y como recoge Deutsche Welle y la BBC. Los jueces entiende que la enfermedad es una disfunción, «incluso mínima o temporal, del estado normal del cuerpo».

De este modo deja claro que en Alemania no pueden venderse productos cuya promesa sea curar el síndrome de abstinencia del alcohol, porque la resaca está considerada como una enfermedad y, como tal, no puede curarse con alimentos o bebidas.

La evidencia científica también revela que, como tal, no existe cura para la resaca, aunque sí pueden existir productos para aliviar algunos de sus efectos. 

 En realidad, desde el punto de vista científico, tampoco se conoce del todo bien por qué sustancia concreta dentro del organismo es la desencadenate de la resaca, que técnicamente se denomina veisalgia en lenguaje médico, ni por qué unas personas son más susceptibles de padecerla que otras. Se sabe que el cerebro queda deshidratado, pero no cuál es el mecanismo fisiológico que inicia todo el proceso, aunque una de las hipótesis más plausibles apunta a que todo surge como una reacción del sistema inmunológico a determinadas sustancias que proceden de la destilación de las bebidas alcohólicas. Como consecuencia de ello se produce una reacción inflamatoria en el organismo.

Harán falta aún más estudios para conocer con exactitud el mecanismo fisiológico de la resaca, pero de lo que no hay duda son de los efectos socieconómicos derivados de la recuperación del cuerpo tras una borrachera. Por ejemplo, en Estados Unidos, los investigadores estimaron en el 2010 que el coste anual de los atracones etílicos ascendían a más  de 200.000 millones de euros anuales.

En Corea del Sur, en 2006, los costes del alcohol y las resacas solo entre los adolescentes alcanzaban los 300.000 millones de dólares, con un fuerte impacto en la producción y el coste por muertes prematuras. En España solamente, el alcohol produce más de 8.000 muertes al año y supone unos 5.700 millones de euros (estimados). En definitiva, la resaca es más que una molestia pasajera. Es una enfermedad muy cara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un tribunal alemán dictamina que la resaca es una enfermedad