Galicia vivió un verano «normal» en cuanto a temperaturas y precipitaciones

El informe publicado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) señala que aunque el mes de junio fue el más frío desde 1997, se vio compensado por el calor de julio


«As temperaturas do verán foron normais». Este es el balance que ofrece la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) sobre los meses estivales en Galicia. En el informe, detallado mes a mes, señalan que junio del 2019 fue el más frío desde 1997, pero cuyas temperaturas se vieron compensadas por julio y agosto. En lo que se refiere a precipitaciones, Aemet explica que junio fue, efectivamente, «un mes húmido»; julio, por contra, «lixeiramente seco»; y agosto con «valores normais».

Junio, frío y húmedo

El informe detalla que junio fue un mes frío en toda la comunidad gallega, con zonas en las que «as anomalías foron inferiores a dous grados baixo cero». Con todo, no fueron 30 días regulares, sino que al principio de mes se registraron días con temperaturas muy elevadas resultado del episodio de calor de finales de mayo, alcanzándose los 35 grados en localidades del interior. 

Pero si destaca una zona por haber sido especialmente fría, esta es Pontevedra. Desde el observatorio de esta provincia, explican, registraron que junio del 2019 fue el más frío de la serie 1986-2019.

En cuanto a precipitaciones, fue un mes húmedo. La zona de A Costa da Morte fue donde más agua se concentró. Durante el mes de junio se llegó a registrar una borrasca, Miguel, con valores próximos a los 60 litros por metro cuadrado en toda la zona oeste de la provincia de A Coruña. 

El mes más cálido del verano fue Julio

Aemet señala a Julio como el mes más cálido de este período estival. Los valores estuvieron por encima de los normales en todo el territorio, siendo el interior donde se superó en hasta un grado estos indicadores. Los días donde se concetró más calor fueron los comprendidos entre el 10 y el 12 y entre el 22 y el 24 de este mes. Así, las máximas superaron con facilidad los 40 grados en el interior, y los 35 en las Rías Baixas. En la costa norte los valores fueron ligeramente inferiores, rozando los 30 grados. 

A pesar del calor, otro dato significativo del mes fueron las tormentas registradas en el interior de la comunidad: un total de nueve. Fueron especialmente intensas los días 4, 8 y 13 de julio, llegando a suponer casi el 90 % de las precipitaciones totales registradas en este mes. 

Agosto se despide con calor

Con excepción de las zonas del litoral occidental y el extremo sur de la comunidad, las temperaturas de agosto fueron «superiores aos valores normais». Los días en los que se registró más calor se concentraron a final de mes, ente los días 22 y 23. «No observatorio de Ourense superáronse os trinta grados en sete ocasións durante a primera quincena e 13 na segunda», apuntan desde Aemet. 

;
Groenlandia se derrite Mientras en Galicia el verano no acaba de dejarse notar con altas temperaturas, al norte del planeta se vive un drama climático. El calentamiento global hace estragos en Groenlandia, que sufre una ola de calor que deja imágenes desoladoras

La lluvia no fue característica de este último mes de verano. Sin embargo, hay que destacar el día 8 de agosto, jornada en la que se las intensas precipitaciones superaron los 40 litros por metro cuadrado en 12 horas en puntos de las provincias occidentales del sur de Fisterra

La ola de calor colapsa el sistema ferroviario de Reino Unido

j. f. alonso

Los rieles de los trenes podrían «expandirse o retorcerse» por las altas temperaturas, un riesgo para los viajeros

La ola de calor que azotó a Reino Unido durante toda esta semana, y que ayer llevó a los termómetros a marcar el registro histórico de 38 grados, ha colapsado el sistema ferroviario del país. Desde principios de semana, cientos de trenes han visto sus horarios retrasados o suspendidos debido a las altas temperaturas.

En famosas estaciones londinenses como King Cross y Charing Cross, miles de viajeros terminaron varados y mirando las pantallas continuamente para ver a qué hora saldrían finalmente sus trenes.

Representantes de la Network Rail, una de las principales compañías ferroviarias británicas, pidieron a los ciudadanos abstenerse a utilizar sus servicios durante el día de ayer, ya que se verían reducidos. El motivo: los rieles, al estar expuestos a este inusual calor, podrían «expandirse o retorcerse», poniendo en riesgo a los convoyes y a sus pasajeros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Galicia vivió un verano «normal» en cuanto a temperaturas y precipitaciones