Registrado en el País Vasco un caso de suicidio por el rito «ballena azul»

Ocurrió el año pasado en Guipúzcoa y la víctima fue una chica menor de edad


redacción / la voz

El rito de la ballena azul tiene ya una víctima en España. Así lo recoge la memoria de la Fiscalía Superior del País Vasco, que señala el caso de una menor de edad que se quitó la vida siguiendo los pasos de este juego mortal. Supuestamente, la chica había sido inducida a través de Internet por dos menores, uno de Barcelona y otro de Argentina. Por ese motivo el caso se remitió por inhibición a los tribunales correspondientes. Se ha calificado como inducción al suicidio.

Tal y como recogen hoy varios medios vascos, la Fiscalía indicó en su escrito que dicho rito está compuesto de 50 pasos. El primero de ellos, tal y como refleja la memoria, consiste en darse un corte en el brazo con un cuchillo escribiendo «P57» y enviarle una foto a la persona denominada «curadora», que es la que supervisa que se están haciendo las pruebas. Tras este primer reto inicial vienen otros, consistentes en ver películas de terror, cortarse el labio, hacer algo doloroso contra uno mismo, caminar por tejados, andar por vías de tren o hacerse otros cortes en diferentes partes del cuerpo. El último de ellos es el suicidio.

Este macabro juego se empezó a difundir por Internet hace tres años. Se atribuye su creación a Philipp Budeikin, un exestudiante de psicología ruso que fue expulsado de la universidad en la que cursaba sus estudios. Según él, su misión consistía en provocar la muerte de las personas que consideraba «inútiles en la vida» y a las que tachaba de «basura biológica». Tras difundirse casos de suicidios de adolescentes incitados por él, en julio del 2017 (cuando tenía 22 años) fue sentenciado a una pena de tres años y cuatro meses.

Ello no ha impedido la propagación del juego por todo el mundo. Aunque Rusia sea el país donde más casos mortales existen (se calcula que superan el centenar), se han registrado también en países como Portugal, Túnez, Venezuela, Paraguay, Egipto o ahora España. Los ejemplos sin muerte se extienden por múltiples países y las víctimas, por lo general, suelen ser adolescentes vulnerables.

En España saltó la alarma en abril del 2017. Apareció una chica de 15 años que había hecho varios de los retos propuestos. Ingresada en un hospital por sus padres, confesó que estaba siguiendo la secuencia de la ballena azul. Un mes después se tuvo constancia de otro caso en Enterría, Guipúzcoa. Se trataba de una joven de 14 años que daba sus primeros pasos en el ritual dándose varios cortes en los brazos.

 ¿Cómo se inicia el juego?

En el juego una persona (el denominado «curador») contacta con la víctima a través de redes sociales. La conmina a realizar toda la secuencia, día a día, hasta llegar al suicidio final. En medio de ello, existen amenazas a sus familiares para doblegar su voluntad. La referencia a la ballena azul se debe a que de este modo se categoriza a la víctima. Además, el símbolo se usa varias veces a lo largo de los pasos.

Por ejemplo, el cuatro dice que hay que dibujar una ballena azul en un papel y enviar la imagen al curador. En el punto once el curador insta a hacer un dibujo de una ballena azul en el brazo con una navaja y enviar la imagen. Más adelante, indica que hay que contactar con otra ballena azul, para así ampliar el número de víctimas.

Entre las pruebas se incluyen cosas como encontrar el techo más alto que pueda y quedarse de pie en el borde durante 22 minutos, aceptar la fecha de la muerte propuesta por el curador o no hablar con nadie en todo el día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Registrado en el País Vasco un caso de suicidio por el rito «ballena azul»