Galicia, paraíso de autocaravanas: aparcar o acampar, esa es la cuestión

Polémica por la falta de regulación de un tipo de turismo en pleno auge


la voz

«Quejarse de la masificación de autocaravanas es como quejarse de que hay muchos turistas en Santiago de Compostela o de que Sanxenxo está lleno de coches en verano. Es increíble. Queremos que Galicia sea un destino atractivo para los autocaravanistas, que vengan a conocer esta tierra y a dejar dinero aquí», asegura Manuel Fernández, Presidente de la Asociación Galega de Autocaravanas.

La polémica está servida tras las quejas de algunos cámpings y ayuntamientos por la cantidad de este tipo de vehículos-vivienda que llenan algunas zonas y aparcamientos en esta época del año.

Que el turismo de autocaravanas ha llegado para quedarse es una realidad. Viajar con la casa a cuestas es una tradición asentada en muchos países europeos como Francia y Alemania. Ahora, son cada vez más las personas que eligen esta forma pasar sus vacaciones y Galicia se ha convertido en uno de los destinos estrella.

«Tenemos un vacío legal que permite a las autocaravanas campar a sus anchas. Ayer en Doniños había 40 autocaravanas en el aparcamiento de la playa, ahora mismo en Pantín hay un verdadero campamento. Es vergonzoso. Están donde les da la gana, el tiempo que quieren. A veces no hay ni sitio donde aparcar. Esto solo pasa en Galicia, en el resto de España y Europa no lo vemos. Parece que aquí a los turistas extranjeros no se les puede tocar», se queja Fernando Colón, Presidente de la Asociación de Cámpings do Noroeste.

La realidad es que el Reglamento establece que una autocaravana tiene derecho a estacionar en igualdad de condiciones que el resto de los vehículos y a pernoctar sus ocupantes en ella, siempre y cuando la actividad que se lleve a cabo en su interior no trascienda al exterior, en cuyo caso estaría acampada y no estacionada. Tampoco se pueden desplegar elementos que superen el perímetro del vehículo (sillas, mesas, toldos), ni verter fluidos ni emitir ruidos. Es decir, la clave está en la diferencia entre aparcar y acampar.

«Este tipo de turismo es una realidad, está ahí. Hay un borrador que esperemos que se apruebe este otoño donde se contempla la creación de áreas privadas específicas de autocaravanas. Lugares que cubran las necesidades que tenemos. En Galicia los cámpings tienen las plazas que tienen y abren el período que abren. No estamos en contra de ellos ni mucho menos. El gran conflicto que tenemos aquí es que los cámpings ofrecen unos servicios que no necesitamos», explica Manuel Fernández. «Galicia cuenta ahora mismo con 100 áreas públicas para la carga y la descarga, para cubrir las necesidades mínimas que requiere una autocaravana. Se puede pernoctar en algunos de los sitios con plazas reservadas, pero estamos muy lejos de lo que se demanda. Cada día el mundo del autocaravanismo aumenta y hay que adaptarse a ello».

Desde la Asociación de Cámpings do Noroeste también reclaman un cambio en la ley que, además, permita controlar este tipo de turismo. «No les vamos a obligar a venir a los cámpings, pero tampoco podemos permitir que estén donde quieran. Estar casi tocando la arena de la playa y no pagar ni un duro es muy cómodo» señala Fernando Colón.

«Párking solo para turismos»

UXÍA PÉREZ / A.G.

En el área de Barbanza, solo los ayuntamientos de Boiro y Mazaricos tienen espacios acondicionados, al margen de los cámpings. Sin embargo, algunos, pese a que la ley no lo ampara, aparcan durante días en un mismo lugar y realizan actividades que trascienden al exterior de los vehículos. La estancia irregular de estos viajeros ocasiona problemas en algunos ayuntamientos.

La Policía Local de A Pobra se encuentra con ciertas dificultades para reprimir esta práctica: «Una autocaravana es un vehículo único, por lo que es muy complicado saber si se está haciendo un uso inadecuado o si únicamente está aparcada. Con las que son un remolque resulta más sencillo, porque ocupan dos estacionamientos, y ahí sabemos que podemos actuar».

El Concello de Carnota es, desde hace años, uno de los más afectados de la comarca. Los problemas llegaron a tal punto que este verano se colocaron en varias zonas señales con las siguientes indicaciones: «Prohibida la acampada» o «Párking solo para turismos». Sin embargo, los agentes de Carnota siguen teniendo que lidiar con el problema, con la finalidad de frenar el aparcamiento ilegal, hay en marcha un proyecto que pretende crear un área habilitada para estos vehículos.

El alcalde de Porto do Son, Luis Oujo, indica que la situación es similar en su municipio: «Durante os meses de xullo e agosto tramítanse máis de 200 denuncias por vehículos deste tipo aparcados de forma irregular».

Al igual que en Carnota, el Concello de Porto do Son prevé áreas especiales para las autocaravanas en las playas. El mandatario sonense comentó: «Gustaríanos contar con praias adaptadas a todo tipo de necesidades, porque tamén atraen moito turismo. Queremos ter servizos de calidade».

Aunque en la localidad de Rianxo no haya demasiados contratiempos con el estacionamiento de caravanas, el alcalde de Rianxo, Adolfo Muíños afirma que: «Pretendemos habilitar un área que si conte coas prestacións necesarias para elas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Tags
Comentarios

Galicia, paraíso de autocaravanas: aparcar o acampar, esa es la cuestión