El «jet stream» amenaza a la aviación mundial

Un estudio publicado en Nature señala que las turbulencias más violentas podrían triplicarse a  partir del 2050


La corriente en chorro o jet stream es una autopista de aire que existe en las capas altas de la atmósfera y cuyos vientos pueden superar los 400 kilómetros por hora. Se encuentra donde confluye el aire cálido que asciende desde el sur con el frío que desciende del polo. Su configuración actual explica, en buena medida, las condiciones tan inestables que Galicia está sufriendo desde que comenzó el verano: en lugar de circular de oeste a este, como debería, lo hace de norte a sur. El meandro que desciende sobre el Atlántico norte canaliza aire gélido que debilita al anticiclón de las Azores.

 

Esta corriente siempre ha sido un aliado natural para los vuelos que se desplazan hacia el este, ya que permite ahorrar tiempo y combustible. En febrero de este año, un avión que cubría la ruta desde Los Ángeles a Londres alcanzó una velocidad de 1.259 km/h aprovechándose del jet stream por lo que recortó una hora la duración media del trayecto.

Sin embargo, según una investigación publicada hace unos días en la revista Nature, esta corriente podría generar serios problemas en la aviación en las próximas décadas. Los científicos detectaron un cambio en la velocidad del viento con la altura, conocido como cizalladura vertical. A partir de observaciones satelitales, los responsables del trabajo identificaron un aumento del 15 % en la cizalladura vertical entre 1979 y el 2017, un escenario que se ajusta a las consecuencias del calentamiento global. Los investigadores advierten que es imposible pretender modificar la temperatura global sin tener un efecto en los patrones de viento.

Esta intensificación de la cizalladura vertical se traduce en un aumento importante de las turbulencias. Señalan que este contratiempo va más allá de un bache aislado durante un vuelo que obligue a los pasajeros a tener que abrocharse los cinturones. Los modelos prevén grandes áreas de turbulencias que los aparatos tendrán que evitar, modificando las rutas convencionales; en consecuencia, aumentarán el tiempo, el precio y la emisión de gases de efecto invernadero. El estudio incluso ha cuantificado que la cantidad de turbulencia más violenta en la atmósfera podría duplicarse o triplicarse para el período 2050-2080.

Krakatoa: el volcán que descubrió el «Jet stream»

XAVIER FONSECA

La erupción en 1883 del padre del Anak generó una nube que envolvió a todo el planeta

De todos los mecanismos naturales que intervienen en el clima, dos pueden trastornar el sistema global. Uno es la órbita que dibuja la Tierra, que cada cien mil años transita de una elipse a un círculo y se modifica la cantidad de energía solar. Estos cambios generan las glaciaciones y los períodos interglaciares. Además, las erupciones volcánicas tienen efectos a escala mundial. Las nubes impiden el paso de los rayos del sol y provocan descensos de la temperatura media, entre otras calamidades meteorológicas.

Algunos de los cataclismos más famosos de la historia del clima tienen como protagonista un volcán. En 1883 se registró uno de las más intensos. El Krakatoa entró en erupción en Indonesia y la explosión fue tan violenta que borró buena parte de la isla sobre la que se sustentaba. Hace unos días, el Anak Krakatoa (hijo del Krakatoa en indonesio), el volcán que emergió con los años en el mismo lugar, retomó su actividad.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El «jet stream» amenaza a la aviación mundial