Vecinos de número, el último reto viral que compromete la privacidad

La Guardia Civil alerta del peligro una práctica que pone al descubierto los datos personales

whatsapp
R. R.
Redacción / la voz

La Guardia Civil ha querido recordar el peligro que suponen algunos retos que circulan en las redes sociales. El último, «tu vecino de WhatsApp» o vecino de número, que se hizo viral en Twitter. Esta última moda consiste únicamente en registrar en el móvil un número que coincida con los ocho primeros dígitos del teléfono que se toma como referencia, y que el noveno sea el anterior o el superior: si se escoge el primero será el vecino de abajo, y si se opta por la segunda opción se tratará del vecino de arriba. Colgar el pantallazo en Twitter es el punto final de un reto que ha conseguido hacerse viral entre los usuarios de la red social. Las reacciones están siendo muchas y diferentes, ya que  no a todo el mundo le resulta cómodo que le contacte una persona desconocida, pero son muchos los usuarios que lo están llevando a cabo e inundando Internet con estos pantallazos.

Un juego simple, pero peligroso

Muchas cuentas han compartido la imagen del reto en la que se podía observar el número de teléfono. Además, el hecho de que WhatsApp pertenezca a Facebook, igual que Instagram, permite a una persona guardar el número en la agenda telefónica para después llegar a su perfil en la red social en caso de que se hayan vinculado. Incluso, a pesar de que resulte más complicado, también se podrían llegar a obtener los datos bancarios u otros más personales. Al tratarse del mundo de la Red, probablemente muchos de los usuarios no lo han pensado, pero es conveniente que sepan que la captura de pantalla que se difunde puede estar vulnerando los derechos fundamentales de un tercero, ya que es fácil que contenga una fotografía de perfil, que se considera un dato de carácter personal. Es más, el usuario debe ser consciente de que a la hora de compartir estos datos estaría infringiendo la ley, ya que no cuenta con el consentimiento expreso del interesado.

Ante todas estas infracciones, la Guardia Civil ha publicado un tuit demandando a la población que no caiga en «ningún reto viral que ponga en riesgo la privacidad». «Evita compartir datos personales con tu vecino de número o publicarlos en redes sociales», alertan. Es más, si el número que se comparte pertenece a un menor el problema sería mucho más grave debido a la vulnerabilidad del colectivo.

Cómo evitar ser víctima

Desafortunadamente, nadie puede prohibir que otro usuario se ponga en contacto con él, pero sí se puede prevenir llevando a cabo una serie de medidas que favorezcan a la protección de nuestros datos. En primer lugar, según explican desde la división de ciberseguridad de Entelgy, se recomienda cambiar todos los niveles de privacidad en las redes sociales al más alto disponible, de forma que se limite la información personal visible. La medida más relevante consiste en no contestar y evitar dar datos personales reales que desvelen información. Sin embargo, también resulta primordial estar atento los días posteriores. Con este reto, se pueden encontrar datos personales en la Red publicados sin consentimiento alguno, por lo que sería necesario contactar o bien con el usuario, o bien con la propia red social en cuestión para conseguir que se retiren tan pronto como se exija.

Dos chicas acaban en la UCI tras practicar el reto de las 1.000 sentadillas

David Amores, C. C.

Tras más de tres horas practicando este ejercicio, las jóvenes acabaron en el hospital

¿Se pueden hacer mil sentadillas y no morir en el intento? Que se lo pregunten a dos jóvenes estudiantes chinas que han terminado en la unidad de cuidados intensivos tras practicar este curioso reto viral.

¿Su objetivo? Hacer mil sentadillas. ¿El resultado? Daño renal severo. En declaraciones a China Press, Xiao Tang, una de las chicas que intentó superar este reto afirma que era «demasiado vergonzoso decirlo. Estaba con mi amiga por Internet. Ninguna de las dos queríamos perder, así que seguimos tratando de vencernos mutuamente, lo que nos permitió completar las 1.000 sentadillas». Tras estar practicando este ejercicio durante tres horas, terminaron la vídeollamada completamente doloridas por el increíble esfuerzo. Un dolor que inicialmente achacaron a las tradicionales agujetas. Horas más tarde, el dolor pasó a ser insoportable. «Algo estaba mal a la mañana siguiente. En primer lugar, no sólo me dolía la pierna, ni siquiera podía doblarla. Luego fui al baño y mi orina era marrón», declara Xiao.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vecinos de número, el último reto viral que compromete la privacidad