El anticiclón ofrece señales de vida

Galicia disfrutará la próxima semana de varios días de sol y temperaturas veraniegas


Galicia es la puerta de entrada de las borrascas atlánticas. Esta particularidad genera una dependencia muy importante del anticiclón de las Azores, una barrera natural que nos protege de las influencias que proceden del océano. En cuanto el sistema de altas presiones desaparece, la comunidad gallega queda completamente expuesta, tal y como está ocurriendo este verano. La inestabilidad y la ausencia prolongada de calor durante el período estival forman parte del precio que se paga por no disponer de escudo.

Además, para que el tiempo sea seco y cálido, el sistema anticiclónico tiene que tener una determinada configuración. De nada sirve que se sitúe al oeste de la Península, como ahora mismo, si sus vientos asociados soplan del noroeste. Hoy es un buen ejemplo: la previsión señala que tenemos altas presiones y, sin embargo, será una jornada con chaparrones generalizados y  tormentas.

Pero esta próxima semana dará un paso importante para los intereses de quienes ansían el sol y el calor. El anticiclón extenderá su radio de acción y entrará en forma de cuña, lo que permitirá, por una parte, alejar a las bajas presiones, y, por otra, que regrese la circulación del nordeste.

Con este pequeño gesto el anticiclón parece pedir fe a los gallegos para que confíen en que todavía hay margen de que se produzca un período prolongado de condiciones acordes a lo que uno espera del mes de agosto.

Mañana será un día de transición, todavía con algo de aire frío en las capas altas de la atmósfera. Se esperan nubes bajas y nieblas, pero ya irán abriéndose grandes claros. La presencia del aire gélido se notará sobre todo en las temperaturas: las mínimas sufrirán un ligero descenso, dejando una madrugada fría para la época del año en muchos puntos del interior de la comunidad, con valores por debajo de los diez grados; mientras tanto, las máximas apenas llegarán a los 25 grados, como mucho.

El martes el cielo ya estará poco nublado o despejado. La única humedad se presentará en forma de nieblas matinales en las comarcas del interior, que desaparecerán a medida que avance la mañana. La presencia del sol también favorecerá que asciendan las máximas, hasta superar incluso los treinta grados en la provincia de Ourense. El miércoles seguirá el tiempo anticiclónico. El cielo estará más despejado cuanto más hacia el sur, donde los termómetros alcanzarán valores más elevados. Las máximas superarán los 25 grados en muchos puntos de la comunidad. Será lo más parecido a un día de verano.

Y hasta aquí se puede leer. Lo que ocurra a partir del jueves es ahora mismo una incógnita. Si el anticiclón da un mínimo paso hacia atrás, Galicia volverá a captar humedad desde el Atlántico por medio de los vientos de componente oeste. De momento, los modelos apuntan para finales de la semana que viene unas condiciones cambiantes e inestables. Pero todo puede cambiar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El anticiclón ofrece señales de vida