Una borrasca de otoño en verano y alerta por lluvias intensas

Las precipitaciones de origen tropical descargarán con fuerza durante la segunda mitad de la jornada


Ayer fue un día de lo más atípico desde el punto de vista meteorólogico. A pesar de que el cielo estuvo  cubierto durante toda la jornada, la temperatura máxima en muchas zonas de Galicia superó los 25 grados. Debido a la alta humedad en el ambiente, que en muchos casos llegó al cien por cien, la sensación térmica estuvo por encima del valor real que marcaban los termómetros.

Esta humedad tan elevada no solo impide tomar el sol sino que repercute seriamente en el estado físico. «La humedad es uno de los factores que más influye en la sensación térmica del ser humano, porque el sudor se evapora con más dificultad y por tanto regulamos peor la temperatura interna», apunta el doctor Rafael Arriaza, del Instituto Médico Arriaza. Por encima de una temperatura y un porcentaje de humedad, el sueño se altera. Los niños son los más vulnerables ante esta meteorología. «Hay un componente que se llama vagotónico, que viene del nervio vago o parasimpático, que es más dominante en los niños y que provoca que estén más cansados de lo habitual», dice. La configuración actual también genera noches tropicales y cambios constantes de presión, algo que  dificulta todavía más el descanso.

Al ambiente gris y cálido se suma este jueves la lluvia. En las últimas horas ha sido protagonista pero hoy caerá con más fuerza. Una borrasca, bastante profunda para la época del año, que está situada al noroeste de la costa gallega enviará un frente frío activo. Contiene más agua precipitable tras la inyección de humedad tropical que le ha aportado el río atmosférico que cruza en estos momentos el Atlántico desde el golfo de México.

La Agencia Estatal de Meteorología ha activado un aviso de color amarillo en el litoral oeste de la provincia de A Coruña por acumulaciones de al menos cuarenta litros por metro cuadrado en doce horas, entre las once de la mañana y las doce de la noche. Aunque las lluvias más fuertes se concentrarán en el litoral atlántico, caerán en las cuatro provincias y se extenderán de madrugada.

Mañana habrá pocos cambios en la configuración atmosférica. Los vientos del suroeste, que soplarán con fuerza en el extremo norte de la comunidad, mantendrán las nubes, las lluvias y las temperaturas altas, sobre todo las mínimas.

El sábado predominará un tiempo más seco, especialmente en el interior. Ya no se esperan lluvias y las temperaturas máximas ascienden y las mínimas caen. El domingo el viento soplará del norte. A partir de entonces habrá un contraste importante entre mitad norte y sur de la comunidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Una borrasca de otoño en verano y alerta por lluvias intensas