«Hay bastante desconcierto con la situación actual»

Mañana regresa la influencia del anticiclón pero sin demasiado calor. Los modelos meteorológicos señalan que la situación seguirá siendo cambiante a medio plazo


En los últimos cinco días, tres borrascas han dejado lluvias en Galicia. No es precisamente lo que uno esperaría en verano. El anticiclón de las Azores dejó vía libre para que un tren de sistemas de bajas presiones pasase cerca de la comunidad. Una configuración más propia del otoño. «Hay bastante desconcierto con la situación actual. Se percibe algo de desánimo por no haber tenido la oportunidad aún de disfrutar de un período prolongado de sol y calor», apunta Juan Taboada, de MeteoGalicia. El meteorólogo reconoce que el volumen de llamadas ha aumentando considerablemente este verano. «Normalmente las situaciones suelen ser bastante estables por lo que se puede dar un pronóstico con un alto grado de certeza para varios días. Pero eso no es así este año y a todo el mundo le resulta complicado seguir el detalle de los pronósticos, por lo que la llamada al servicio meteorológico se convierte en el método más seguro para tomar las mejores decisiones», añade.

Predecir el tiempo siempre resulta muy complicado pero hay situaciones en las que la presión aumenta sobre los meteorólogos. Ahora mismo coincide que hay muchos gallegos de vacaciones y que la dinámica atmosférica está muy cambiante. «Realmente habría que hablar de probabilidades, más que de pronósticos concretos. Hay algunas críticas, pero en general la población es consciente de que estas situaciones tan variables conllevan un aumento de la incertidumbre y una dificultad para hacer pronósticos para horas y lugares concretos. También que el mal tiempo no es culpa de los meteorólogos, que tenemos que limitarnos a intentar que los pronósticos sean lo mejores posibles», reconoce. 

;
Procesión de Santa Marta en Ortigueira pasada por agua Arzobispo y patrona se refugiaron en los soportales

A partir de mañana, el sistema de altas presiones comienza a recuperar terreno aunque el viento soplará del noroeste. Será, por tanto, una jornada con nubes, sobre todo en las provincias de A Coruña y Lugo. Tampoco se descartan algunas lluvias de carácter débil por la mañana en el litoral norte. El cielo presentará menos cubierto en Ourense y Pontevedra, donde las temperaturas también serán más altas. Las máximas alcanzarán como mucho los 27 grados en el interior. El termómetro en la costa no superará los 22.

Circulación del nordés

El miércoles Galicia recuperará la configuración atmosférica propia del período estival. El viento del nordés permitirá que el tiempo seco sea generalizado. Únicamente habrá nubes bajas en el extremo norte de la comunidad durante la primera mitad del día, dando paso a grandes claros por la tarde. Las temperaturas ascienden en las cuatro provincias y ya podrían registrarse valores cercanos a los treinta grados.

El jueves el anticiclón entrará en forma de cuña. Sus efectos se intensificarán pero el aire gélido en altura sigue rondando. Habrá cielos más despejados en la mitad sur. Las máximas se quedan sin cambios significativos, oscilando entre los 29 y los 32. La situación será idéntica el viernes. El fin de semana se esperan cambios. Ahora mismo los modelos apuntan a que regresaría la inestabilidad. «La recomendación es seguir muy de cerca los pronósticos, día a día, sin confiarse en los de medio plazo, ya que las situaciones están muy cambiantes. Otro consejo útil es aprovechar los períodos de tiempo seco y soleado, sin aplazar planes, ya que no parece que vayan a ser muy prolongados en el tiempo», asegura. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Hay bastante desconcierto con la situación actual»