Un verano gallego sin «días de perros»

El pasado día 15 comenzó el período conocido como canícula, cuyo origen procede de la constelación Canis Major


Aunque los gallegos se enteren a cuentagotas, desde el pasado día quince de julio se desarrolla la época del año más cálida, conocida como canícula. En las latitudes medias, donde se encuentra Galicia, el período transcurre entre el 15 de julio y el 15 de agosto. El origen del término hace referencia a la palabra canis o can que en latín significa perro y que guarda relación con la constelación Can Mayor.

En esa agrupación de estrellas se encuentra Sirio, conocida como la abrasadora, la más brillante que se puede ver en el cielo desde la Tierra. Antaño las civilizaciones observaban el cielo nocturno para sobrevivir. Los primeros astrónomos de la historia encontraron un calendario que indicaba cuándo llegaría el calor y el frío. Había por tanto una estrecha relación entre astronomía y meteorología. Por ello, cuando en verano observaban a Sirio tan destacado en el cielo, creían que al calor procedente del Sol se sumaba también el que emitía esa estrella. Y si la sensación de calor era agobiante se decía que había «un día de perros». En Galicia usamos esta expresión durante las jornadas de lluvias intensas y fuertes vientos, pero lo correcto sería utilizarla en una jornada de altas temperaturas.

La época de la canícula estaba muy señalada en el calendario porque era el período en el que aparecían enfermedades como la peste, derivadas del excesivo calor. Las antiguas sociedades, que eran muy supersticiosas, creían que en esta etapa las heridas no sanaban, las plantas se secaban y los frutos se caían por culpa de la estrella Sirio. 

La previsión

En el horizonte cercano no se esperan «días de perros» en Galicia, sí en el resto de la Península. Este miércoles será otro día de vientos del oeste, con nubes bajas en la costa y altas en el este. Mañana una borrasca se va a situar cerca de Irlanda, generando precipitaciones en las provincias atlánticas. En el interior se esperan cielos cubiertos. Las temperaturas también descenderán.

El viernes, el viento traerá humedad desde el Atlántico en forma de nubes y sin descartar algunas lluvias en la mitad oeste. El sábado un nuevo sistema de bajas presiones estará cerca de la costa. El frente asociado será activo y cruzará la comunidad durante la primera mitad de la jornada dejando lluvias generalizadas y más intensas en las provincias atlánticas. Por la tarde, comenzarán a abrirse algunos claros en el este. El domingo está previsto una tímida recuperación del tiempo anticiclónico, con una situación de nubes y claros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un verano gallego sin «días de perros»