Jerome Denjean: «Intentamos crear una comunidad con voces distintas y estilos distintos»

La antología de animación de Netflix ha sido un éxito, a pesar de juntar estilos distintos en sus 18 capítulos

;
Jerome Denjean: la cara detrás de los efectos especiales de «Love, Death and Robots» Forma parte de Blur, el estudio de Tim Miller que colaboró en películas como «Avatar» o «Star Wars»
C.A.
a coruña / la voz

La animación ya no es solo para niños. Lo asegura Jerome Deanjean, supervisor de efectos especiales de la serie de Netflix Love, Death and Robots, que participó en la edición de este año del Congreso Mundos Digitales de A Coruña. Y es que cada vez hay más producciones que apuestan por crear contenido de adultos en este formato.

-¿Cómo fueron sus inicios en el mundo de la animación?

-Empecé tarde, cuando tenía 27 o 28 años. En aquella época un amigo creó una compañía de diseño gráfico, ahí fue cuando empecé a aprender sobre el 3D y me gustó. Más tarde en el 2000 fui a trabajar a París en la compañía Cryo Interactive, donde aprendí a hacer cinemática para videojuegos. En 2002 la empresa cerró y fue mi oportunidad para ir al extranjero. Había escuchado hablar sobre Blur Studios en California, así que les pedí trabajo y llevo en ella desde 2003.

-¿Que proyectos le han marcado más a lo largo de su carrera?

-En el primer año en el que trabajé en Blur hicimos un corto que escribió Tim Miller, Gopher Broke, y lo enviamos a los Óscar. No ganamos, pero fueron nuestros primeros pasos. Otro que también me marcó fueron los créditos iniciales de La chica del dragón tatuado, con David Fincher. Era algo diferente a lo que estábamos acostumbrados a hacer y me encantó. Y también me encantó trabajar en Love, Death and Robots, y lo sigo disfrutando.

-¿Cómo surgió la idea de hacer la antología de animación Love, Death and Robots?

-Tim Miller siempre había querido hacer algo de este estilo. A él le encanta la animación y quería hacer algo distinto a lo que sueles ver en Pixar, Dreamworks o Disney. Buscaba hacer una animación para adultos, más oscura. Tuvimos la oportunidad de hacer algo así con Netflix hace unos tres años, pero nos dimos cuenta de que no éramos capaces de hacerlo todo nosotros mismos. Entonces pensamos en llamar a otros estudios, algunos que incluso son nuestra competencia, para que nos ayudaran a crear las historias. Fue una forma de construir una nueva comunidad de pequeños y medianos estudios de animación. Ninguna compañía podría hacer esto sola. Buscábamos una comunidad con voces distintas, y distintos estilos.

-La serie ha sido un éxito y Netflix ha confirmado ya una segunda temporada.

-Con las compañías que trabajaron sabíamos que lo que hacíamos iba a ser bueno, pero no fue hasta que ya estábamos a medio camino que nos dimos cuenta de que teníamos algo especial en nuestras manos. En la segunda temporada, con Jennifer Yuh Nelson como nueva supervisora, veremos incluso más estilos. A ella también le encantan los temas más oscuros, para adultos, y nosotros estamos encantados de poder contar con ella.

-¿Cómo fue trabajar con distintos equipos y de distintas partes del mundo?

-Hubo muchas videoconferencias y llamadas, pero no fue tan complicado. Todos los directores tienen mucho talento y tienen un estilo único. Cuatro de los directores son españoles y fue fantástico trabajar con ellos. Hay además distintas influencias culturales, que es lo que buscábamos con esta serie. Blur, nuestro estudio, está en Los Ángeles y para bien o para mal es muy cercano a Hollywood, así que nos encantó trabajar con equipos de Hungría o España por ejemplo.

-¿Podríamos decir que la animación está cambiando?

-La película Spider-Man: Un nuevo universo es el ejemplo perfecto, con Alberto Mielgo, que trabajó en ella y en el capítulo Testigo. Antes se podía ver algo así en los festivales, con una audiencia más pequeña, pero creo que no se había visto en una gran historia. Además creo que la animación es un medio perfecto para contar historias y no debería estar reservada a películas para niños. La animación para adultos ya lleva algunos años con series como Los Simpsons por ejemplo. Creo que el futuro será para los estudios pequeños. Plataformas como Netflix y el formato de cortos son las claves para la gente apasionada que tiene grandes historias que contar.

«En Galicia hace falta un Amancio Ortega del 3D»

CARMEN G. MARIÑAS / C. A.
;
«En Galicia hace falta un Amancio Ortega del 3D» David Míguez y Guillermo Arambulo, dos talentos formados en la UDC, exhiben en Mundos Digitales sus éxitos internacionales

David Míguez y Guillermo Arambulo, dos talentos formados en la UDC, exhiben en Mundos Digitales sus éxitos internacionales

A Coruña es una ciudad cada vez más animada, y no solo por su conocida vida nocturna. Estos días se celebra en Palexco la conferencia internacional Mundos Digitales, y en ella David Míguez y Guillermo Arambulo presentaron sus últimos proyectos. Ambos cursaron en los años noventa un máster de la UDC de Creación y Comunicación Digital y 20 años después vuelven a la ciudad para hablar de sus éxitos. Míguez ha colaborado en la película Wonder Park, un proyecto de Paramount. Arambulo recibió con sus compañeros un Óscar a mejor película animada con Spider-Man: Un nuevo universo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Jerome Denjean: «Intentamos crear una comunidad con voces distintas y estilos distintos»