Sanidad pide sanciones más duras para el desabastecimiento de fármacos

Más de 550 medicamentos tienen problemas de suministro y la lista no para de crecer

La bajada de precios ha hecho que algunos medicamentos escaseen porque a los laboratorios no les compensa fabricarlos
La bajada de precios ha hecho que algunos medicamentos escaseen porque a los laboratorios no les compensa fabricarlos

Redacción / la voz

El desabastecimiento de fármacos es un problema que afecta actualmente a más de 550 medicamentos, algunos de ellos de utilización muy común, y la cifra sigue creciendo. Para poner fin a este problema, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha puesto en marcha el Plan de Garantías de Abastecimiento de Medicamentos 2019-2022, para actuar «tanto sobre las causas como en la reducción del impacto de las consecuencias», porque, según reconoce el propio documento, esta situación «supone una importante sobrecarga para médicos, farmacéuticos y administraciones sanitarias, con elevados costes asociados».

Entre las medidas propuestas por la AEMPS destaca una revisión de la política sancionadora, para que los expedientes se gestionen «en función del impacto clínico y la gravedad del problema de suministro originado», para que ejerzan así un efecto disuasorio. Para ello, sugieren incluir la sanción grave por impacto en la salud en el Real Decreto 1/2015, y «progresar en la política de sanciones», discutiendo los aspectos necesarios para que sea efectiva.

Desde este organismo recuerdan que el Ministerio está poniendo de su parte todos los medios posibles para evitar problemas graves de faltas de fármacos, llegando incluso a recurrir al extranjero, si es necesario, para reponer alguno. Este fue el caso, por ejemplo, del Konakion, un medicamento para tratar la falta de vitamina K o la sobredosificación de anticoagulante oral, que en marzo se logró traer a través de proveedores extranjeros. Sucedió algo parecido también con el Kreon, para la insuficiencia pancreática, o con el antidepresivo Lantanon, cuyo suministro fue garantizado a través de esta vía porque el laboratorio ni siquiera ponía fecha para el regreso del fármaco.

En cuanto al endurecimiento de las sanciones, la patronal de la industria farmacéutica en España, Farmaindustria, no pone «objeción», pero al mismo tiempo reclama «proteger» a los productos con problemas de suministro por falta de viabilidad económica al haber reducido su precio. «En este punto no tengo objeción [se refiere a las sanciones a compañías en casos excepcionales]. El Ministerio es el que las tiene que establecer, lo va a hacer y, además, por ley. Me parece bien que esto advierta a los operadores de que estos medicamentos tienen que seguir siendo comercializados, pero también nos gustaría que, ya que se modifica la ley para las sanciones, se establezca la protección de estos productos esenciales para que no queden damnificados por su precio», aseguró el director del departamento técnico de la patronal, Emili Esteve. Esteve asegura que existen dos tipos de desabastecimientos: los coyunturales, que «han existido, existen y existirán, porque hay una inundación en una planta o el fabricante de la materia prima echa el cierre», y los estructurales. «Estos son realmente los que nos preocupan. Son productos que han bajado mucho sus volúmenes, y que en ocasiones son esenciales para los pacientes. Aquí, la industria responde a través de la importación de fármacos desde el extranjero, por ejemplo», detalla.

Del 2015 al 2018 se duplicó el número de faltas de medicamentos

En el 2018 el desabastecimiento de fármacos afectó a 1.332 medicamentos, el doble que en el 2015. En agosto del 2018, el centro de información de la Agencia Española del Medicamento (Aemps) reconocía problemas de suministro de más de 370 fármacos. En marzo la cifra ya estaba en 508 y este mes asciende hasta 557. Una de las faltas más destacadas fue la del valsartán, un antihipertensivo que toman miles de gallegos; o la flecainida, un principio activo para las arritmias. En este último caso los laboratorios no lograron cubrir el aumento de la demanda y hubo que recurrir al extranjero. Otros tratamientos afectados fueron el BCG, para el cáncer de vejiga; la fludarabina, que se usa en un tipo de leucemia y en el trasplante de médula ósea; o la daunoblastina, también para dos tipos de leucemia. También con estos hubo que buscar solución fuera.

Los medicamentos para el sistema cardiovascular son los que registran más alertas de desabastecimiento. Destaca el Adiro, que se usa para evitar que se formen trombos en pacientes que sufrieron infartos cerebrales o de miocardio; el Apocard, para las arritmias; el Adalat, para la angina y la hipertensión arterial; y los sartanes, un grupo de antihipertensivos con muchos problemas de suministro. También está entre los más problemáticos la cafinitrina, y, entre los fármacos psiquiátricos, el Trankimazín Retard.

«Para los mayores es difícil de entender que la pastilla verde ahora es azul; tanto cambio quiebra la confianza con el médico»

Quienes más sufren los problemas de desabastecimiento de medicamentos son, sin duda los pacientes. Y, con ellos, los médicos de atención primaria, como Jesús Sueiro, vocal de la Asociación Galega de Medicina Familiar, que son quienes tienen que buscar alternativas para que el día a día de los enfermos no se altere demasiado.

-¿Se está notando este problema en las consultas?

-La verdad es que lo sufrimos a diario, por el trastorno que nos causa. A la gente le genera mucho malestar, sobre todo a las personas mayores, porque tienen tratamientos crónicos y están acostumbrados a tomar su pastillita verde a las doce de la mañana y, de repente, la pastilla ya no es verde, es azul, y tampoco es redonda, sino ovalada. No todo el mundo lo vive con la misma tranquilidad. Entonces vienen al médico, generan consultas y todo eso lleva su tiempo, porque tenemos que borrar la medicación, ponerles la otra, explicarles que no pasa nada... La peor manera de tomar un medicamento es con desconfianza, y, de esta forma, se quiebra un poco la confianza en la que se basa la relación entre el médico y el paciente.

-¿Pero es preocupante este desabastecimiento?

-Hay desabastecimiento de medicamentos, pero no estamos en un país del tercer mundo porque siempre hay sustituciones por otros similares o de parecida familia terapéutica. Sí que es verdad que hay algunos casos delicados, como fue un antiarrítmico que sí que es un poco más complicado de sustituir porque no es exactamente igual uno que otro. En este caso era un medicamento con cierta especificidad, pero siempre buscamos la solución.

-Con el valsartán, por ejemplo.

-Sí, eso es más fácil. El valsartán es para la tensión y se puede sustituir por candesartán o ibersartán, cualquiera de la misma familia, y es igual de eficaz. Si uno lo has tolerado bien pues el otro también lo vas a tolerar perfectamente.

-¿Es un problema de dinero?

-Es un problema absurdo y de codicia de las multinacionales farmacéuticas. Lo que quieren es buscar la mayor rentabilidad y a veces desabastecen un país porque en otro le sacan más rendimiento. O porque son medicamentos que no tienen interés comercial para ellos al no ser rentables... Como si no ganasen suficiente dinero, les parece poco y lo dejan de fabricar.

-Pero alguna solución tendrán que ponerle a esto.

-Es el mundo en el que vivimos. Hace poco comentábamos en una mesa redonda sobre el tema que la Unión Europea debería de regular de algún modo todo esto, porque se hace dentro de los países de la Unión. Habría que presionar a las grandes compañías, pero hoy por hoy mandan sobre los gobiernos. Lo ideal es que haya un poder mayor que pueda poner un poco firmes a las compañías. Esa sería un poco la solución.

-Dicen que en España es donde más baratos son los medicamentos.

-Pues algunos sí y otros no. Yo supongo que por eso hay todos estos problemas, y la industria juega con eso como si fuera un fondo de inversión o un tablero de ajedrez. En países como el nuestro, en los que hay sanidad universal, el Gobierno aprieta los precios y los medicamentos no son tan rentables.

Vivir buscando un medicamento llamando a 40 farmacias

M. OTERO

Los Enfermos de Crohn tienen dificultades desde marzo para conseguir los fármacos que necesitan

El desabastecimiento de fármacos afecta en concreto a algunas dolencias, que sufren de lleno este problema. Recientemente, la Confederación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACCU) denunció su situación. Aseguran que muchas de las 300.000 personas que sufren estas enfermedades en España tienen desde marzo «dificultades» para conseguir medicamentos por los problemas de suministro. «El desabastecimiento que estamos observando solo conlleva que nuestra salud empeore, más allá de que también el propio Sistema Nacional de Salud (SNS) se resienta, porque no debemos olvidar que una enfermedad activa significa un mayor coste a través del aumento de las visitas a urgencias, del consumo de los recursos de los hospitales, de ingresos, cambios a tratamientos más caros e, incluso, de cirugías no programadas», explicaba su presidente, Julio Roldán.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Tags
Comentarios

Sanidad pide sanciones más duras para el desabastecimiento de fármacos