Campamentos con niños discapacitados: «Teñen máis prexuízos os adultos»

Andrea Presedo
andrea presedo REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Las asociaciones de personas con discapacidad critican el caso de la menor discriminada en Salamanca y destacan los beneficios de la inclusión

04 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Las asociaciones de personas con discapacidad, tanto física como mental, lo tienen claro: la inclusión favorece la normalización y aceptación de gente con diversidad funcional. Justamente lo contrario a lo sucedido esta semana en Salamanca, en donde una niña de once años con necesidades especiales se vio obligada a abandonar el campamento donde iba a pasar 15 días. El motivo: sus compañeras de habitación no querían compartir cuarto con ella y, ante las quejas a sus familias, la organización del campamento llamó a los padres de la pequeña para decirles que lo único que podían ofrecerles era que su hija durmiese con un monitor. La madre, que calificó los hechos de «discriminatorios», no aceptó la oferta y sacó a la pequeña del campamento.

«Cústame entender que sigan ocorrendo estas cousas, parécenme inhumanas», afirma Anxo Queiruga, presidente de Cogami. Él se declara un firme defensor de la inclusión ya que considera que es «pedagóxica». Los niños con discapacidad «síntense acollidos» por el resto y, además, los compañeros aprenden a normalizar situaciones como que «non todos temos a mesma estatura nin temos a mesma forma de camiñar», añade. Queiruga sabe de primera mano lo beneficiosa que es la inclusión: con solo nueve años sufrió un accidente que le produjo una lesión medular que lo obligó a tener que ir en silla de ruedas. Pero eso no fue nunca un impedimento para él. «Cando estaba no colexio ningún compañeiro se cuestionaba que tivera que xogar ao pimpón en cadeira de rodas», comenta.

Por su parte, Iago Menduíña, director del servicio de ocio de Aspronaga, reconoce que existen problemas a la hora de gestionar que un niño con discapacidad intelectual puede asistir a un campamento con más niños. «Moitas familias non se plantexan nin esas opcións porque saben que é moi probable que os nenos sufran discriminación», comenta. Este es el motivo por el que muchos usuarios de asociaciones como Aspronaga se decantan por campamentos exclusivos para personas con diversidad funcional. «Hai moitos estudos que din que as persoas con discapacidade non teñen amigos. Como van a sentirse incluídos nun campamento se non teñen a oportunidade de facelos?», se pregunta Menduíña. Apoya la existencia de campamentos inclusivos, pero para él son «unha meta secundaria. Primeiro temos que conseguir que a sociedade os vexa como persoas e que así poidan ter amigos, xa sexan con ou sen discapacidade», sentencia.