Le daban diez minutos de vida y ahora pedalea 2.000 kilómetros tras un trasplante de corazón

El viveirense Santi Chao, trasplantado en el 2001, afronta cada año un reto deportivo para fomentar la donación de órganos


viveiro

El 11 de septiembre del 2001, varios terroristas a los mandos de dos aviones derribaban las Torres Gemelas de Nueva York y el mundo empezaba a cambiar. Santi López Chao (Ourol, 1971), que entonces trabajaba como capataz forestal de Tragsa en la montaña lucense, se enteró por la radio de los ataques suicidas sin imaginar que dos días más tarde, el 13 de septiembre, su vida también iba a sufrir un giro de vértigo. «No tema laboral estaba moi ben e no familiar tamén. Casárame un ano antes e tiña a muller embarazada de cinco meses, pero tiven un accidente de moto», recuerda, y explica: «Non foi nin adestrando senón cando saín de traballar, e mirando o circuíto dunha proba que se ía celebrar ao día seguinte en Viveiro. Deixáronme unha moto para dar unha volta, había un foso, caín e batín moi forte no peito».

Tres meses después recibió un trasplante de corazón por «urgencia 0» en el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña. «Tiña unha esperanza de vida de dez minutos ou de dous días», evoca con calma Chao, que casi 18 años después destina una parte importante de su tiempo y de su vida a fomentar la donación de órganos, tejidos, sangre y médula ósea con retos deportivos como el acaba de llevarlo a completar en bicicleta en 15 días 2.000 kilómetros entre Lannion, ciudad de la bretaña francesa, y Viveiro, a través de la Velodyssee, la ruta cicloturista más importante de Francia, y el Camino Norte. Chao siente hoy en día una fuerte vena activista, pero reconoce que no siempre ha sido así. «Cando partes dunha enfermidade é diferente, pero eu hoxe estaba ben e ao seguinte morrendo, e tiven que readaptarme a estar transplantado. Tiven que deixar de traballar, xubiláronme, e botei tempo a tratamento psicolóxico. O deporte fíxome volver a encauzar a miña vida, a ter unhas pautas, unhas rutinas de ‘hoxe vou facer isto, mañá vou facer o outro’», señala.

Trasplante en secreto

Aunque era un apasionado de la moto desde los 14 años, cuando empezó a competir en pruebas de velocidad gracias al apoyo de su padre, López Chao confiesa que tras el accidente renegó de ella -«asociábaa a todo o que me pasara», dice-. Un año tardó en superar ese recelo y en querer volver a competir. «Ía ás carreiras, pero non dicía nada. Un ano quedei segundo na miña categoría na Liga Galega, e fun a Portugal a carreiras de Enduro Extremo cuns resultados moi bos, pero botei anos correndo na moto sen dicir que estaba transplantado porque me gustaba competir en igualdade de condicións, non quería que se soubera porque estaba en condicións de competir ao nivel da xente da miña idade», afirma.

Con el paso del tiempo descubrió que si los resultados que conseguía en las competiciones los ligaba al hecho de estar trasplantado «podía axudar a outra xente». Fue entonces cuando conoció la asociación Deporte y Trasplante España (https://deporteytrasplanteespana.com), que tiene tres metas: concienciar a la sociedad sobre la importancia de la donación, transmitir un mensaje de esperanza a quienes están sufriendo una enfermedad y requieren de un trasplante, y fomentar y promocionar la salud y el deporte en las personas trasplantadas. «Fan xogos nacionais, e logo hai xogos europeos e mundiais de transplantados, e vai todo enfocado ao mesmo, a fomentar a doazón. E a min iso fíxome pensar. Hai 17 anos accedín a un órgano porque alguén difundiu isto, e tamén te sentes un pouco en débeda coa sociedade. Foi así como empecei», comenta.

En el 2017 escaló en bici en siete días siete puertos míticos de los Pirineos, como el Tourmalet, Hautacam o Aubisque. En el 2018 completó la Transpirenaica, desde el Cabo de Creus hasta Hondarribia. Y en el 2019, la ruta desde Lannion, urbe hermanada con Viveiro desde 1995. Su mente y su corazón piensan ya en el siguiente reto. Para que otros corazones sigan latiendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Le daban diez minutos de vida y ahora pedalea 2.000 kilómetros tras un trasplante de corazón