Carlota de Mónaco se casa de nuevo, esta vez por la Iglesia

La hija de Carolina rinde homenaje a su madre al pasar por el altar con Dimitri Rassam en la Provenza francesa 28 días después de su boda civil


Carlota Casiragghi y Dimitri Rassam han vuelto a casarse. Si el pasado sábado 1 de junio, la hija de Carolina de Mónaco celebraba por todo lo alto su boda civil en el palacio real de Mónaco, solo 28 días después la pareja contrajo matrimonio religioso en Saint-Rémy-de-Provence, en la Costa Azul francesa, donde su madre tiene una propiedad.

El palacio de Mónaco ha difundido dos imágenes de la ceremonia, celebrada este sábado en la abadía de Saint Marie de Pierredon, en las que se puede apreciar que Carlota escogió para la ocasión un romántico vestido blanco de corte bohemio y más tradicional que los que utilizó para su boda civil, firmados por Yves Saint Laurent y Chanel. En la mano llevaba un pequeño ramillete campestre compuesto por espigas y flores de lavanda, típicas de la zona. Como se puede apreciar en las imágenes, estas fueron lanzados también sobre los novios como símbolo de buena suerte.

El novio, el productor de cine Dimitri Rassam, llevaba un traje blanco con chaleco, camisa azul y una corbata color mostaza. Según ha trascendido, a los invitados se les pidió que fueran vestidos de blanco y con un estilo bohemio, acorde con la bucólica imagen de la pareja.

Según revela la revista ¡Hola!, este domingo los invitados fueron convocados nuevamente para una «feria» que tenía previsto celebrarse «a partir de las 14 horas y hasta el final de la noche».

Esta nueva boda de Carlota está llena de significados y homenajes a su familia. Si en su boda civil los tributos a su abuela, Grace Kelly, fueron evidentes en su elección de los vestidos y en joyas como el emblemático collar de Cartier, esta vez la joven se inspiró en su propia madre. Para empezar, escogió para casarse el día 29 de junio, el mismo en el que, 41 años antes, Carolina contrajo matrimonio por primera vez con Philippe Junot.

Además, el vestido de novia escogido, cuyo diseñador no ha trascendido todavía, tiene una clara inspiración en el que utilizó su madre en aquella ocasión tanto por su forma como por el tejido empleado y elementos como las transparencias y los bordados. Al igual que hizo entonces Carolina, Carlota también optó por llevar un velo corto.

View this post on Instagram

Casualidad ? . . Charlotte Casiraghi parece que ahora decidio realizarle un homenaje a su madre , si en su boda religiosa homenajeó a la princesa Grace , pareciera que Charlotte se inspiró en el vestido que creo Dior para su madre para ese 29 de junio de 1978. El vestido de Charlote fue creación de #gianbatistavalli . Es muy curioso que Charlotte haya elegido la misma fecha así como un vestido similar al de su madre en su primer boda . . . . Te gusto el vestido de Charlotte ? . . . . . . . . . . . . . . . #LadyMountbattenWindsor #Royals #GrimaldiFamily #RoyalFamilyOfMonaco #PrincessAlbert #AlbertII #PrincessCharlene #PrincessCaroline #PrincessStephanie #CharlotteCasiraghi #AndreaCasiraghi #BeatriceBorromeo #TatianaSantoDomingo #PierreCasiraghi #Monaco #Montecarlo #princerainier #princessgrace #gracekelly #dimitrirassam

A post shared by Lady Mountbatten Windsor (@ladymwindsor) on

El lugar donde tuvo lugar el enlace, la propiedad de Carolina en la Provenza, tiene, además, una significación muy especial, ya que es un entorno muy vinculado a algunos de los años más duros de su familia. Allí fue donde la hija de Grace y Rainiero se refugió con sus tres hijos mayores (Andrea, Carlota y Pierre), que entonces eran unos niños muy pequeños, después de la trágica muerte en accidente náutico de su segundo marido y padre de estos, Stefano Casiraghi. Allí pudieron crecer alejados de los focos del principado y llevando una vida más tranquila.

Carlota y Dimitri son padres de un hijo, Balthazar, que nació el pasado 23 de octubre. La pareja empezó a salir en el 2017, cuando se los vio juntos por primera vez en varios actos celebrados en Mónaco. Al año siguiente acudieron al Baile de la Rosa, donde se hizo oficial su compromiso.

Siete meses más tarde nació su hijo Balthazar y poco después empezaron a circular en la prensa rosa rumores de que su relación se había deteriorado y podían separarse. Rumores que ellos negaron tajantemente en enero de este año con un comunicado y con la advertencia por parte de su abogado de que actuaría por la vía judicial contra quienes los propagaran.

Los dos recién casados comparten circunstancias vitales como el hecho de ser ambos huérfanos de padre desde que eran niños. Carlota perdió al suyo cuando tenía cuatro años. En cuanto al de Dimitri, el productor de cine Jean-Pierre Rassam, se suicidó en 1985 a los 43 años con una sobredosis de barbitúricos.

Carlota y Dimitri tienen hijos anteriores a su relación. Ella, uno con el actor franco-marroquí Gad Elmaleh (llamado Raphaël) y él, una niña (Darya) con la modelo rusa Masha Novoselova.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Carlota de Mónaco se casa de nuevo, esta vez por la Iglesia