Ola de calor: en Xinzo de Limia se despertaron con 9 grados y en Navarra con 30

Los termómetros siguen subiendo y hasta 32 provincias están hoy en alerta por altas temperaturas. Galicia sigue siendo el refugio «fresco» de la Península aunque a partir de mañana llega el buen tiempo


la voz

Despertarse con los termómetros por encima de los 30 grados. Noches tropicales y días de calor extremo. La primera ola de calor del verano se recrudece a la espera de lo peor, que llegará el viernes. Mientras, Galicia sigue siendo el reducto de frescor dentro de un país que se cuece, literalmente. 

Al amanecer de este jueves la localidades de Cáseda (Navarra), Andratx (Baleares) y Segura (País Vasco) registraran ya más de 30 grados. En concreto, el municipio navarro de Cáseda marcaba a las 07:00 horas de la mañana 32,3 grados, mientras que en las localidades de Andratx (Mallorca) y Segura (Guipúzcoa) se registraban en ambas 31,7 grados, según los últimos datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En los municipios de Calatayud (Zaragoza) y Banyalbufar (Baleares) los termómetros subían hasta los 31 grados a las 07:30 de esta mañana, muy seguidos por Isaba y Navascúes en Navarra con 30,7 y 30,4 grados respectivamente.

Por el contrario, en la estación meteorológica de Xinzo de Limia, en Orense, se registraron a esa misma hora, las temperaturas más bajas de todo el país con 9,1 grados.

Hasta 32 provincias estarán este jueves en aviso de nivel amarillo (riesgo), naranja (riesgo importante) y rojo (riesgo extremo) por temperaturas máximas de hasta 42ºC en algunos puntos del país y mínimas que no bajarán de los 20ºC, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que destaca las «temperaturas significativamente altas en el este y centro de la Península, principalmente en el entorno del valle del Ebro».

En concreto, se han decretado avisos de nivel rojo en las provincias vascas de Guipúzcoa y Vizcaya, donde se llegará a los 40º de máxima, mientras que en nivel naranja están Jaén, Huesca, Zaragoza, Teruel, Ciudad Real, Guadalajara, Toledo, Burgos, Soria, Gerona, Barcelona, Lérida, Madrid, Navarra, La Rioja y Álava.

Por otra parte, Granada, Cantabria, Albacete, Cuenca, Ávila, Palencia, Segovia, Valladolid, Tarragona, Cáceres, Badajoz, Ibiza y Formentera, Mallorca, Menorca presentan nivel amarillo.

Durante este jueves, las temperaturas diurnas experimentarán un ascenso casi generalizado, que será localmente notable en el valle del Ebro. De esta subida se salvarán el litoral Cantábrico y Canarias, donde habrá pocos cambios o un descenso.

Los valores serán superiores a las normales en esta época del año, según avisa la AEMET, que podrán superar entre los 38ºC y 40ºC en amplias zonas del este y centro de la Península. Las mínimas no bajarán de 20ºC en el área mediterránea y los valles del Ebro, Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

Mientras, en Galicia el aire frío de las capas más altas que nos ha convertido en el refugio en medio de esta ola de calor, ya ha comenzado a retirarse. Hoy será un día de transición, pero el tiempo estable vuelve de cara al fin de semana. 

No habrá ola de calor pero sí valores propios del verano. 

 94 olas de calor desde 1975

Las olas de calor son un fenómeno habitual en España y desde 1975 se han contabilizado un total de 94 episodios de este tipo (57 en la península, Baleares, Ceuta y Melilla y 37 en Canarias) y, de entre todas ellas, destaca la del verano de 2012 por ser la que más número de provincias abarcó.

La ola de calor de ese año afectó, el 10 de agosto, a 40 provincias, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que subraya que a ese año le sigue 2003, con 38 provincias los días 3 y 4 de agosto, y 1989 y 2018, con 36 provincias, los días 19 de julio de 1989 y 3 de agosto de 2018 respectivamente.

En 2015 tuvo lugar la ola más larga en los años considerados, 26 días, y superó en 10 días a la de 2003.

Dicho episodio abarcó desde el 27 de junio al 22 de julio, registró una temperatura máxima de 37,6 grados y el día más cálido fue el 6 de julio (37,6 grados) y el mayor número de provincias afectadas, concretamente 30, correspondió al 15 de julio.

El verano de 2017 batió el récord de número de olas de calor desde 1975, con cinco episodios, uno cada 18 días, y superó así a los de 1991 y 2016, en los que se registraron cuatro fenómenos similares de altas temperaturas en cada uno de ellos.

En cuanto a la duración de las citadas olas, los cinco episodios de dicho verano sumaron un total de 25 días, lo que sitúa a dicha estación en segunda posición, por detrás del verano de 2015, con 29 jornadas.

La ola de calor de 2003, la segunda más larga, con 16 días y miles de víctimas repartida por gran parte de Europa, duró del 30 de julio al 14 de agosto y además se dio la circunstancia de que ese verano fue el más cálido desde que se tienen registros, con 24,9 grados de temperatura media a nivel nacional.

Mal humor, apatía y cansancio: así nos afecta la ola de calor

la voz

Las personas sensibles pueden verse afectados por las condiciones extremas, y el aumento de las altas temperaturas se ha relacionado con un incremento de suicidios

Las olas de calor provocan mal humor, apatía y cansancio a las personas meteorosensibles, es decir, aquellas que son sensibles a los cambios climáticos, según ha informado el profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo, Fernando Miralles.

«En plena ola de calor, las condiciones climatológicas pueden aumentar los efectos negativos en la conducta de las personas. Esto se ve reflejado en una mayor falta de atención y un carácter más impulsivo, impaciente y mal humor. Hay estudios publicados, entre ellos el de la revista Nature de julio del año 2018, que correlacionan el aumento de la temperatura con el incremento de suicidios», ha dicho el experto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ola de calor: en Xinzo de Limia se despertaron con 9 grados y en Navarra con 30