Un juez niega la custodia compartida de un perro por considerarla perjudicial para el animal

La mascota se mostró en el juicio nerviosa y temerosa con su antiguo dueño


redacción

La titular del juzgado de primera instancia número 4 de Murcia ha desestimado la demanda interpuesta por un hombre que quería ser declarado copropietario del perro de su expareja, y disfrutar de la custodia compartida de la mascota de la joven, con la que mantuvo una relación de convivencia de dos años.

Para tomar esta decisión la juez se basó en el análisis de varias pruebas, entre las que se incluyen las facturas del veterinario y el testimonio del profesional. Según declaró el veterinario, el perro, llamado Indie, fue adoptado en el 2015 través de una asociación granadina de defensa de los animales. El animal es propiedad de la demandada, Carmen Daniela, de forma exclusiva y sufre episodios de estrés por separación si la alejan de ella. 

Además, el demandante vive ahora en Ibiza, lo que supone que, para disfrutar de la custodia compartida el animal debería desplazarse hasta allí en avión de forma periódica, lo que le obligaría a ser sedado e introducido en una jaula. Pero la prueba concluyente en el juicio fue aportada por el propio perro. La jueza concluyó que el animal no tiene afecto por su antiguo dueño tras observar su comportamiento como testigo durante el juicio. En la sala, Indie se mostró temeroso y nervioso en presencia del demandante, al que no veía desde hace años, mientras que parecía cariñoso y tranquilo con su dueña. 

El Tribunal Superior de Justicia de Murcia concluyó que no existe copropiedad del animal, y de esta forma no tiene sentido que se establezca lo que llaman un «uso o disfrute alternativo del bien», que nunca sería «un régimen de custodia exclusiva o compartida, al venir referida esta terminología a los hijos menores de edad, implicados en un proceso de familia, entablado por cualquiera de sus progenitores», aclara la resolución.

ANTECEDENTES DEL LITIGIO

Entre los argumentos utilizados por el hombre para solicitar la custodia compartida se incluye el hecho de que la mascota se adoptase durante la etapa de convivencia de la pareja. La hermana de la joven, no obstante, aclaró que la idea de tener un perro había sido de la mujer, aunque es cierto que hubo un formulario de preadopción cubierto por ambos, en el que se detallaban las circustancias favorables para la adopción, y que durante nueve meses ambos convivieron con el perro y se hicieron cargo de los gastos.

El futuro de Indie se comenzó a discutir tras la ruptura de la pareja, en el 2017. En principio ambos mantuvieron un acuerdo sobre la custodia, porque residían en Granada y no suponía ningún problema. Pero cuando Daniela se mudó a Murcia empezaron los problemas. La relación se deterioró y ella llegó a bloquear a su ex porque, asegura, le enviaba mensajes coercitivos.

La disputada custodia del perro Cachas

Redacción
Imagen de archivo de un perro de la misma raza que Cachas
Imagen de archivo de un perro de la misma raza que Cachas

Carlos y Silvia rompieron como pareja tras tres años de relación y un perro en común, que ahora un juez deberá decidir con quién se queda y en qué condiciones

La custodia de Cachas, un West Highland Terrier cuya tenencia se disputan Carlos y Silvia, una pareja de Valladolid que rompió tras una relación de más de tres años, deberá de ser finalmente acordada por un juez ante la falta de acuerdo entre ambos contendientes en un inusual proceso por la tenencia del animal que 'cosifica' el actual Código Civil pero al que la nueva reforma, actualmente paralizada, confiere la condición de «ser sensible».

La decisión pende ahora de la sentencia que emita el titular del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Valladolid, donde este jueves se ha celebrado la correspondiente vista, sin acuerdo entre las partes, y ello a pesar de la advertencia del magistrado del carácter inapelable de su fallo y del consejo previo dado a los litigantes para que trataran de buscar un punto intermedio. «¿Seguimos en las mismas circunstancias? ¡Deberían ustedes alcanzar un acuerdo, seguro que mucho mejor que la imposición de un tribunal. Ahí lo dejo!», ha interpelado el juez a las partes en tono conciliador para, en declaraciones recogidas por Europa Press, recordar también lo inusual del hecho y precisar que la contienda afecta no ya a una cosa, como así entiende el actual Código Civil, sino a un «ser sensible», anticipándose así al proyecto de ley, actualmente paralizado, pero que esta próxima legislatura podría ver la luz otorgando a los animales dicha calificación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Un juez niega la custodia compartida de un perro por considerarla perjudicial para el animal