Mandeep Mehra: «Los corazones artificiales van avanzando y el futuro es brillante»

Explica que hay que ir tan lejos como se pueda en receptores de órganos de mayor edad


a coruña / la voz

Mandeep Mehra (Delhi, 1967) es un doctor experto en insuficiencia cardíaca y trasplante, una eminencia que acaba de visitar el Chuac. Nació el día en que Barnard hizo historia con el primer trasplante de corazón. Cualquiera podría decir que hay coincidencias que parecen marcar el destino.

-¿Cuál cree que es el principal desafío del trasplante?

-Hemos tenido bastante éxito en mejorar la supervivencia a corto plazo tras el trasplante de corazón, pero tenemos mucho trabajo por hacer para mejorar los resultados tardíos que se enfrentan principalmente al desarrollo de la enfermedad de las arterias coronarias en el corazón trasplantado y los cánceres. Necesitamos reenfocar nuestro conocimiento para desentrañar el misterio de por qué estas dos entidades se desarrollan de una manera tan agresiva y para encontrar tratamientos que puedan evitar que esto suceda.

-Se ha trasplantado a bebés de días y se han utilizado corazones de donantes octogenarios. ¿Hasta dónde se puede llegar?

-Se puede y se debe ir tan lejos como necesitemos en receptores de mayor edad, mantenemos que no es la edad lo que importa, sino la forma en que se conservan los demás órganos y sistemas del cuerpo. Ahora hemos dejado de evaluar a los pacientes negándoles la candidatura para un trasplante de corazón simplemente debido a una edad artificial. Una forma de ver a los pacientes mayores es ver lo frágiles que son: las pruebas simples de fuerza muscular y capacidad para moverse rápidamente nos pueden dar suficientes pistas sobre si un trasplante es probable que tenga éxito.

-Para obtener buenos resultados, ¿qué es más importante, la selección del donante o la del receptor? 

-Creo que se necesitan dos para bailar un tango: ambos son de igual importancia para determinar los resultados. Hemos realizado investigaciones para demostrar científicamente que las complicaciones tardías encontradas después del trasplante de corazón como la enfermedad arterial coronaria comienzan a tener su inicio y se activan incluso antes del trasplante del corazón del donante; el tamaño debe ser adecuado, la cantidad de daño al órgano del donante debe limitarse en términos del tiempo que se pasa fuera del cuerpo entre la recuperación y el trasplante y es fundamental que el órgano se coloque en un receptor adecuado. 

-¿Prolongar la supervivencia depende más del avance farmacológico, de controlar más al receptor para que no desarrolle otras complicaciones o de otras cosas?

-La supervivencia precoz después del trasplante depende de una buena atención a la inmunosupresión, sin embargo, una vez que el corazón se convierte en una parte del yo, en el receptor, es necesario abordar nuevos desafíos, como el cáncer, la insuficiencia renal y la enfermedad coronaria del corazón trasplantado. Resulta que las enfermedades de envejecimiento tienden a ocurrir mucho más rápido en los receptores de trasplantes y necesitamos entender mejor por qué esto es así, a fin de encontrar tratamientos que puedan superar este rápido envejecimiento del órgano y del receptor, que vemos años después.  

-¿Cree que el gran problema sin resolver sigue siendo la prevención para no tener que ir al trasplante?

-Creo que una onza de prevención vale más que una libra de curación. Es fundamental que se prevenga la enfermedad de la insuficiencia cardíaca por completo. Sin embargo, el verdadero desafío es que los tratamientos basados en la prevención no son seguidos bien por la mayoría de las personas y requiere un estilo de vida y conocimiento de una buena vida para poder evitar completamente el desarrollo de una enfermedad posterior.

-¿Cómo ve los trasplantes cardíacos en España con respecto, por ejemplo a los de EE. UU.?

-España ha sido un líder en el trasplante de corazón en el mundo de muchas maneras. El modelo español de donación de órganos ha liderado el camino en todo el mundo. En 1989, el Ministerio de Sanidad estableció la Organización Nacional de Trasplantes, que ha sido un catalizador para aumentar las tasas de donación de órganos y ayudar a las familias en duelo a lidiar con la pérdida de sus seres queridos. Los resultados después del trasplante de corazón en España son tan buenos como los mejores a nivel internacional. Por lo tanto, creo que los trasplantes de corazón en España están a la vanguardia. La presencia de líderes destacados en esta área, como Marisa Crespo aquí en A Coruña, es una parte importante de este éxito, ya que necesitamos profesionales apasionadas, dedicadas y bien capacitadas para mantener los resultados estelares en el campo.

-Dado el envejecimiento progresivo de la población, parece que las opciones de donación tienden a reducirse. ¿Es el corazón artificial la única alternativa? ¿Cómo puede una tecnología tan costosa llegar a la población?

-Las bombas cardíacas mecánicas todavía están en evolución. Aunque hemos logrado grandes avances en el desarrollo de excelentes sistemas de este tipo, ninguna bomba puede imitar a la perfección la creación del corazón humano. Sin embargo, los donantes son pocos y la necesidad es grande, por lo que nosotros debemos abrazar esta tecnología a pesar de sus imperfecciones, ya que estas bombas pueden agregar años a la vida al paciente. Aunque queda un tiempo para que llegue una opción igual al corazón humano, los corazones artificiales van avanzando y el futuro es brillante.

«Nuestro trabajo está alineado con el Marisa Crespo y sus colegas»

-¿Tiene futuro el xenotrasplante?

-El profesor Norman Shumway. de Stanford, siempre dijo que el xenotrasplante es el futuro y siempre lo será. Fue su manera sarcástica de decir que siempre nos esforzaremos por lograrlo, pero no es probable que lo logremos como una fuente de órganos viable. Yo también lo solía pensar hasta que hace muy poco, con la introducción de la edición de genes con la tecnología CRISPR-CAS 9, que elimina genes defectuosos. Podríamos ver avances en esta área en los próximos 5 a 10 años, por lo que la investigación debe continuar. Tal vez el futuro sea una bomba cardíaca biomecánica híbrida que tenga componentes de xenotrasplantes.

-¿En qué se centra su investigación ahora? ¿Colabora con otros centros en España?

-Nuestra investigación principal ahora se centra en: a) mejorar los resultados después del trasplante de corazón; b) crear más fuentes de corazones donantes y disminuir las tasas de rechazo; c) comprender la importancia de la interacción de la medicina con la sociedad y los efectos en el paciente y los sanitarios; d) construir la próxima generación de bombas cardíacas mecánicas y garantizarlas mejores prácticas en todo el mundo en esta área. Tenemos varios focos de investigación. El único éxito real vendrá colaborando con centros de ideas afines y nuestro trabajo está estrechamente alineado con el de Marisa Crespo y sus colegas en A Coruña. Nos enriquecemos a través de foros internacionales de intercambio como el European Society of Cardiology y el International Society for Heart and Lung Transplantation y con colaboraciones personales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mandeep Mehra: «Los corazones artificiales van avanzando y el futuro es brillante»